Noticias del español

| Álex Grijelmo (El País, España)

El «roaming» nos sale más caro

Los españoles que viajen al extranjero en estas semanas de vacaciones generales y autonómicas deben cuidarse del roaming. Uno se desentiende del roaming y a la vuelta le estará esperando en el buzón el recibo telefónico con un mazo en la mano.

Incluso los propios turistas pueden ser unos roamers, es decir, unos seres errantes, vagantes o vagabundos, que todo eso significa en inglés roamer, adjetivo procedente del verbo to roam: vagar, errar, recorrer.

Con ello se deduce de plano que roaming significa ‘vagabundeo’, ‘excursión’. Pero el uso que vemos en la prensa no se refiere a personas errantes, sino a sus móviles; que en cuanto pasan una frontera se ponen a facturar como si fueran el dentista.

Y se extiende el roaming (pronúnciese /rouming/) como si el español no dispusiera de un término equivalente. Sin embargo, roaming se puede traducir como itinerancia, palabra que, pese a proceder de una buena familia, entró a última hora en el Diccionario académico impreso (y definida brevemente como ‘condición de itinerante’).

Leer más en elpais.com.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: