Noticias del español

| Guillermo Garabito (ABC, España)

Cambios en el diccionario: más allá del populismo en la palabra

Después de la controversia de iros, los escritores reflexionan sobre la norma y las excepciones en el diccionario.

Ser académico va a terminar convirtiéndose en un cargo de alto riesgo. Sobre todo los días que la RAE anuncia la actualización del Diccionario o la aceptación de neologismos. Un académico, más que «un señor que al morir se convierte en sillón», va terminar siendo un señor con dietas simbólicas por peligrosidad en las redes sociales. Desde que en las Terceras de este periódico no aparece el atinado Dardo en la palabra de Fernando Lázaro Carreter las palabras de uso dudoso están algo más huérfanas. Y las que se empleaban incorrectamente siguen esperando aclaración. Tenía el académico, que ocupaba el sillón R, una vocación de escuchar a la calle y dar esplendor al habla.

La Real Academia Española acaba de devolver el interés de aquellos dardos por el idioma al gran público en general y al tuitero en particular. Lo hace cada ciertos meses con alguna decisión polémica que, en ocasiones, resulta más ritual que necesaria. Y es entonces cuando todo el mundo parece tener entusiasmo de lingüista. «A mí me gusta esta proliferación de opiniones, porque significa que la gente se preocupa por la lengua», asegura Luis Mateo Díez.

Leer más en www.abc.es.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: