Noticias del español

| Ignacio Ortega (Agencia Efe)

Rusia abre el Año de la Lengua y la Literatura en español

El Año de la Lengua y la Literatura en español se abrió ayer en Rusia con la alusión a las pasiones comunes de Cervantes y Pushkin, y el reconocimiento del creciente interés en el estudio del español, independientemente de la coyuntura política.

Acto de apertura del «Año de la lengua española en Rusia». Foto: ©Efe/Pedro Quirós

Acto de apertura del «Año de la lengua española en Rusia». Foto: ©Efe/Pedro Quirós

«El éxito nace de poner en contacto la cultura en español con sus más de 500 de millones de hispanohablantes y la cultura rusa con sus más de 200 millones de rusoparlantes», aseguró José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura de España.

La apertura del año lingüístico tuvo lugar en el Museo de Bellas Artes de Pushkin, acto al que asistió numeroso público, entre diplomáticos latinoamericanos, escritores, hispanistas y neófitos interesados en la cultura en español.

El acto comenzó con un guiño a la estrecha relación entre la pintura y la literatura con una exposición de litografías y dibujos de Joan Miró para los versos de Rafael Alberti y de Antoni Tapies para el poeta ruso Joseph Brodsky.

Y tuvo como culminación la tradicional lectura de un fragmento del  Quijote, un libro que se ganó la admiración de los grandes padres de la literatura rusa del siglo XIX, desde Pushkin, a Tolstói, Dostoyevski o Turgueniev.

«Rusia es la tierra de promisión del Quijote y Cervantes. Pocos países han recibido con tan grande interés todo lo que tiene que ver con nuestro escritor más insigne», comentó a Efe Darío Villanueva, director de la Real Academia de la Lengua.

Villanueva, quien asumió el cargo en diciembre pasado, destacó que, al igual que «el Quijote era lector de caballería, Tatiana (la heroína de Yevgueni Oneguin de Pushkin) era una devoradora de novela sentimental».

Pedro I y Catalina la Grande se enamoraron el personaje universal inventado por Cervantes y la mejor película realizada sobre el Quijote la hizo un ruso, Grigori Kozintsev, en 1957, rodaje que transcurrió en la península de Crimea, destacó.

El idilio cultural entre ambos países comenzó hace más de 200 años y continúa en la actualidad, independientemente de las coyunturas políticas —sanciones occidentales contra Rusia por Ucrania—, según destacaron las propias autoridades culturales rusas.

Según Marina Lóshak, directora del museo moscovita, ni Cervantes, ni Chéjov, ni Lope de Vega ni Pushkin, sabían lo que eran las ataduras políticas.

Más de 170 escuelas rusas tienen en sus programas el español como lengua extranjera y más de 20 000 niños cursan estudios de español, a lo que se suma la inclusión este año por vez primera de la lengua de Cervantes en las olimpiadas culturales.

«Aprender español es la felicidad», dijo Mijaíl Shvidkói, representante del Kremlin para la cooperación cultural internacional, durante el acto de apertura.

Lassalle destacó que el año dual ya fue un completo éxito, lo que ya es de por sí una garantía, aunque recordó «los dos últimos siglos de fascinación recíproca, acercamiento estético e intercambio de afectos» entre dos países situados «en los márgenes de Europa».

Al acto de apertura contribuyó indudablemente el empresario y coleccionista ruso Boris Fridman, un gran aficionado a las ediciones de libros con dibujos y litografías de los grandes genios de la pintura española, desde Picasso a Gris o Miró.

«Ver las litografías en un libro es como ir al teatro. Picasso hizo más de 150 ediciones y Miró, más de 200. El género de los Libros de Artistas nació en Francia, pero España tiene unas ediciones muy buenas también», comentó a Efe.

Alberti, uno de los grandes poetas de la Generación del 27, se propuso colaborar con Miró, quien creó especialmente para la ocasión 22 litografías coloreadas y una más exclusivamente para decorar la caja en la que se guarda el libro, «de una increíble belleza», según el mecenas ruso.

Mientras, Tapies realizó litografías abstractas para Elegía romana, la obra poética de Brodsky, quien recibió el Premio Nobel de Literatura en 1987, quince años después de abandonar la Unión Soviética por motivos políticos.

El programa de actos del Año de la Lengua y la Literatura en español arranca a finales de mayo con la presentación del ballet Yo, Carmen de María Pagés, una vieja conocida del entendido pueblo ruso.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: