Noticias del español

| Agencia EFEJueves, 8 de septiembre del 2011

La Fundéu BBVA apuesta por la toponimia de la lista oficial de la Unión Europea

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) apuesta por seguir la toponimia de la lista oficial de la Unión Europea, según ha explicado hoy en Barcelona su coordinador, Alberto Gómez Font, que participa en el 24 Congreso Internacional de Onomástica.

 

Gómez, que esta tarde interviene en una sesión dedicada a analizar los problemas que plantean los topónimos —nombres de lugar— en los medios de comunicación, ha dicho a Efe que «la respuesta de los medios es fundamental, pues son los que marcan la pauta de la norma culta de la lengua, y muchas veces lo que escriben se convierte en norma».

Sólo así se explica que la gente olvidara que un país se llamaba Birmania y hoy se acepta que se llame Myanmar, comenta.

Al ser los periodistas una «guía», es importante, añade Gómez, que el profesional conozca la tradición de la toponimia.

Reconoce el coordinador de la Fundéu que muchas veces el español acepta la toponimia de tradición francesa o anglosajona referida a sus antiguas colonias, «sin tener en cuenta que nuestra lengua tiene en ocasiones sus propios topónimos» y cita como ejemplo que «aceptamos como capital turca Ankara cuando ya teníamos el nombre de Angora».

En otras ocasiones, la aceptación de la toponimia se ve influida por cuestiones políticas como sucedió en España con Lérida, Gerona, La Coruña o Guipúzcoa; en China con Beijing o Pekín, o en la India con Bombay o Mumbay.

Gómez considera que «la coherencia es esencial»: Primero, pónganse de acuerdo y después, que cada medio, sea televisión, periódico o agencia, escriba siempre así ese topónimo.

Aunque Gómez opta por la toponimia que recomienda la Unión Europea, «mejor, en mi opinión, que la lista oficial de la ONU», el sentido común aconseja, señala, que debe adoptarse siempre el nombre de la tradición española, cuando la haya, y por eso «es mejor Bielorrusia que Belarus o Moldavia que Moldova».

«Mayor problema plantean, según Gómez, los antropónimos —los nombres de persona—, como se demuestra estos días al ver en periódicos españoles, indistintamente, Gadafi, Gaddafi, Ghadafi o Gadaffi.

Esa dificultad se encuentran en los nombres rusos, chinos o árabes, como pasó con el que fuera presidente ruso Boris Yeltsin o que el anterior dirigente soviético Nikita Krushev.

Precisamente, el servicio de español urgente de Efe se creó después de que el presidente de la agencia, Luis María Ansón, viajara a Moscú y detectara que el nombre del presidente de la URSS también era pronunciado como Krushov».

La Fundación del Español Urgente (www.fundeu.es) está patrocinada por la Agencia Efe y BBVA y su principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: