Noticias del español

| María Luisa García Moreno (Periódico Granma, Cuba, abril del 2013)

El español nuestro: Soprano

Soprano, palabra que nombra a 'la más aguda de las voces humanas', procede de sobre, y este del latín sûper; mezzosoprano, 'voz intermedia entre la de soprano y la de contralto', de mezzo, 'medio o mitad'.

Contralto viene de alto, quizás en el sentido de que limita o no alcanza (contra) los tonos más agudos o altos; tenor, del italiano tenore, del indoeuropeo ten- ‘cuerda’, de donde también proceden tendón y pretender; barítono, ‘de voz grave’, se compone del elemento compositivo griego bari-, ‘pesado’, unido a la voz también griega tonos, ‘tono, tensión’; bajo da nombre a la más grave de las voces humanas.

Es perfectamente posible reunir dos preposiciones, siempre que la construcción tenga sentido:«Andaba por entre los árboles», «Van en fila de a dos», «Se ha quedado cojo de por vida» y muchas más. Un uso propio de España y nada común entre nosotros es a por: «Vamos a por el triunfo».

Es correcto emplear indistintamente mientras o mientras que cuando expresan una acción que ocurre al mismo tiempo, por ejemplo: «Haz esta parte del trabajo, mientras (mientras que) yo me documento sobre la otra». Sin embargo, cuando el valor que se quiere expresar es adversativo, es decir, algo contrario a lo previamente expuesto, debe escribirse mientras que… y nunca mientras; por ejemplo: «Soy maestra, mientras que ella es médica». Un recurso para evitar caer en errores es sustituir mientras que… por términos adversativos similares, como sin embargo, no obstante, en cambio. …

Se define como leísmo el empleo incorrecto como complemento directo de las formas le, les, variantes del pronombre personal él. En una oración como: «A María la vieron cuando salía de la tienda», el uso del pronombre personal la es correcto, mientras que su sustitución por le, sería un ejemplo de leísmo y, por supuesto, incorrecto. Resulta muy común el error de ignorar el número del sustantivo que se sustituye por el pronombre. Así debemos decir: «Les trajeron regalos a los niños» y no le, puesto que el pronombre reproduce a niños.

Una palabra que, por lo general, se pronuncia mal es esguince, del latín exquintiāre, ‘desgarrar’. Se emplea más en su primera acepción «torcedura violenta y dolorosa de una articulación, de carácter menos grave que la luxación»; aunque también significa ‘ademán hecho con el cuerpo, hurtándolo y torciéndolo para evitar un golpe o una caída’ y ‘movimiento del rostro o del cuerpo, o gesto con que se demuestra disgusto o desdén’.

Pilotear y pilotar son variantes de un mismo término. El primero correspone a la variante cubana; el segundo a la norma hispana…¿cuál debemos preferir? Siempre la variante cubana, como ocurre también con liderear/ liderar, tutorear/ tutorar, desertificar/ desertizar… En cuanto a pilotear y pilotar significan ‘dirigir un buque, especialmente a la entrada o salida de puertos, barras, etc.’ y ‘dirigir un automóvil, globo, aeroplano…’.

Según el Diccionario provincial casi razonado de vozes (sic) y frases cubanas, de Esteban Pichardo, aterrillarse es ‘enfermarse por sufrir por mucho tiempo sin resguardo y en inacción la fuerza del sol’; según el Diccionario cubano de habla popular y vulgar, de Carlos Paz Pérez, aterrilla(d)o, -a, es, en un lenguaje muy popular, ‘sin dinero’ y también ‘sin pareja’, ‘aburrido’, ‘con exceso de trabajo’ y, por supuesto, ‘insolado’; según el Diccionario cubano de habla popular y vulgar, de José Sánchez-Boudy, la frase «estar aterrillao» significa ‘tener muchas cosas encima’.

Se parecen y confunden, pero… son dos parejas de parónimos —palabras cuyo significado es diferente y su escritura parecida:

Trastrocar, de tras- y trocar,  «cambio», significa ‘mudar el ser o estado de algo, dándole otro diferente del que tenía’ y se conjuga como contar, con irregularidad vocálica: yo trastrueco… mientras que trastocar quiere decir ‘trastornar(se), perturbar(se)’ y se conjuga como indicar, con cambio ortográfico de c en qu.

Por su parte, infringir, del latín infringĕre, quiere decir ‘quebrantar leyes, órdenes, etc.’ y su similar infligir, del latín infligĕre, significa ‘causar daño, imponer un castigo’.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: