Por eso, sin otro ánimo que el de pasar un buen rato y aprovechar la menor oportunidad para hablar de lengua (¡somos así…!), hemos recogido un ramillete de canciones en las que los letristas han optado, por decirlo suavemente, por soluciones lingüísticas… discutibles.

Te las contamos a continuación, pero, como nada puede sustituir a la experiencia directa, te invitamos a escucharlas en la lista de reproducción (suena mucho más bonito que playlist) que hemos creado en Spotify.

1. Mecano y la ese de contestaste

Es un error frecuente, pero escucharlo en la voz de Ana Torroja en La fuerza del destino, incluso tantos años después, sigue dando una especie de escalofrío: «Te dije, nena, dame un beso / tú contestastes que no», así, con esa s que chirría en los oídos. Porque, en efecto, la segunda persona del singular del pretérito perfecto simple es, se ponga como se ponga Mecano, contestaste, sin ese. 

2. La chica yeyé también era queísta

A veces no queda más remedio que comprender a los autores de las letras y mirar para otro lado ante pecadillos como el queísmo de La chica yeyé que popularizó Concha Velasco: «No te quieres enterar que te quiero de verdad». Intenta cantarla con el de que le corresponde y trata de no echarte a llorar: «No te quieres enterar de que te quiero de verdad». 

3. El Fary apatrullando la ciudad

Apatrullando la ciudad, del Fary, es un himno a la labor policial y a la morfología alternativa. Que patrullando no encaja bien…, pues apatrullando y ya está.

4. Si sería un subjuntivo, mejor

Utilizar el condicional donde en realidad debe emplearse un subjuntivo es un error frecuente en algunas zonas. Juan Luis Guerra y Enrique Iglesias lo colocan con mucho ritmo en Cuando me enamoro«Si la luna sería tu premio, yo juraría hacer cualquier cosa por ser su dueño».

5. La niña imantada de Love of Lesbian y el verbo andar

Otra de conjugaciones «poco convencionales». Algún imán descontrolado ha llevado a La niña imantada de Love of Lesbian hacia un tiempo verbal que no existe: «Como si andara en espiral». Lo apropiado habría sido usar el pretérito imperfecto de subjuntivo: «Como si anduviese en espiral».

6. El alma masculina de La Oreja de Van Gogh

En Paloma blanca, La Oreja de Van Gogh canta: «Que revolviste todo con tus alas, me despeinaste entera todo el alma». Es verdad que los nombres que empiezan por a tónica nos hacen dudar a veces, pero para eso estamos aquí: para echar una mano. Alma es un sustantivo femenino, por mucho que, cuando le antecede un artículo determinado, se emplee el masculino el.

7. Colgarme de cualquiera que le guste trasnochar

Lo dice Pereza en uno de sus mayores éxitos: Princesas. Y la verdad es que lo suyo habría sido algo como «Colgarme de cualquiera a quien le guste trasnochar». Y encaja con el ritmo casi mejor que el original. Pruébalo.

8. Baute, Sánchez y la ambigüedad de las fotos de Marbella

En este caso no hablamos de un error, sino de una curiosa ambigüedad. Carlos Baute y Marta Sánchez cantan en Colgando en tus manos: «Te envío las fotos cenando en Marbella». ¿Le envía las fotos mientras están cenando en Marbella o le envía las fotos que se hicieron cuando estuvieron cenando en Marbella?

9. La maledición de La Fuga

La primera persona del pretérito perfecto simple del verbo maldecir es maldije y no maldecí como canta La Fuga en Tan deprisa: «Maldecí todos los días que pasé junto a ti». ¡Maldita sea…!

10. El ramito de violetas laísta

Cecilia grabó en los años setenta su famoso Ramito de violetas, en el que había un par de laísmos de manual: «¿Quién la escribía versos? ¿Dime quién era? ¿Quién la mandaba flores por primavera?». La canción se ha convertido en un clásico, pero lo correcto desde el punto de vista lingüístico habría sido utilizar le. Años después, Manzanita la grabó de nuevo con otro aire y sorteó hábilmente el problema con el sencillo procedimiento de pasar el texto a segunda persona: «¿Quién te escribía versos? ¿Dime quién era? ¿Quién te mandaba flores por primavera?». Otros artistas grabaron ese tema en los años siguientes y no tenemos la certeza de cómo evolucionó el pronombre. Sí sabemos que, en 2017, 43 años después de su creación, India Martínez deshizo el entuerto definitivamente y puso todos los le en su sitio.

 

Hasta aquí las diez que más nos han gustado, pero puedes encontrar otras en nuestra lista de Spotify. Y seguro que a ti, que como a nosotros te encanta la música y te vuelven loco las palabras, se te ocurren más. Compártelas en las redes sociales con la etiqueta #oírparacreer.