El resultado en esta ocasión es una lista con algo más de media docena de palabras, sin que su inclusión implique una censura o una aceptación, sino tan solo un registro de lo que los hablantes están empleando y de cómo hacen evolucionar el léxico.

⇒ El hambre sigue azotando a muchas personas en todo el mundo y para designar esta situación se emplea hambremia, una palabra creada por acronimia mediante la unión de hambre con la última sílaba de epidemia o pandemia

⇒ Un penaltito es un penalti poco claro pitado por una cuestión menor. También se le está llamando, menos castizamente, penalti «light». Como ocurre a veces con los diminutivos, se ha lexicalizado con un nuevo sentido que va más allá del que corresponde a su formación de ‘pequeño penalti’.

⇒ Con la noticia del trasplante de un corazón de cerdo, se ha hablado de los xenotrasplantes, que son los que se efectúan entre organismos de distintas especies. También reciben el nombre de heterotrasplantes.

⇒ Este año, el rali conocido antes como París-Dakar (hoy es solo Dakar) se celebra de nuevo en Arabia. Para los participantes y, más en general, lo relacionado con esta competición, se emplea dakariano, como en los dakarianos o la etapa dakariana.

⇒ Se debate en la redacción de la nueva Constitución de Chile sobre la unicameralidad, como una posible característica del nuevo sistema político que se establecerá. Esta voz está formada a partir de unicameral, que se aplica al poder legislativo compuesto por una sola cámara de representantes.

⇒ El ikagai japonés es otro de los «secretos» para el bienestar personal, como el hygge danés o el fika sueco. En este caso, el planteamiento de un propósito en la vida es la clave para la longevidad y la felicidad.

⇒ La favorabilidad se refiere a la tendencia favorable de una opción en la opinión pública. Por ejemplo, si un candidato para una elección recibe en una encuesta el apoyo de un 70 %, entonces se dice que tiene una favorabilidad del 70 %.

Ver también

Anterior: telenofobia, cincuénter, momentazo