Noticias del español

| M. Ángeles García (Yorokobu, España)

Palabras que parecen lo mismo pero no lo son

A menudo, por necesidades del discurso, nos vemos obligados a buscar sinónimos que nos ahorren las incómodas y antiestéticas repeticiones. Pero el lenguaje, cuando se pone travieso, suele ser un poco tramposo y nos lleva a escoger palabras que creemos que significan lo mismo que la que tratamos de sustituir.

Ojo, que en el Diccionario no es sinónimo todo lo que reluce. Para muestra, unos cuantos botones:

Inglaterra, Gran Bretaña y el Reino Unido
Por muy british que creamos que son los tres términos, a un irlandés del norte podría sentarle como una patada en la mismísima espinilla si decimos que la nación donde vive es Inglaterra. Tampoco le haría gracia que le ubicaran en Gran Bretaña. Lo suyo es decir que vive en el Reino Unido. La diferencia, por sutil que nos parezca, es apreciable. El nombre oficial del país donde reina Isabel II es el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del norte, el Reino Unido para los amigos. Gran Bretaña es una parte de ese Reino Unido que comprende Gales, Inglaterra y Escocia. Irlanda queda fuera. Inglaterra, por tanto, solo es una pequeña porción del país británico y no se puede usar para nombrar a todo el conjunto (nacionalismos aparte). El truco para recordarlo, nos dice la Fundéu, es aprenderte el nombre oficial del país. Largo, sí, pero infalible.

[…]

Leer más en yorokobu.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: