Noticias del español

| Piedad Villavicencio Bellolio (El Universo.com, Ecuador)

La esquina del idioma: ¿Se puede decir que un vaso mojado es un vaso con agua?

Según lo que analizamos el domingo anterior, «un vaso con agua» o «un vaso de agua» se pueden emplear de manera indistinta. ¿Pero cuál es la idea exacta que se transmite cuando se pide «un vaso con agua»?

En otras publicaciones de este espacio idiomático, se ha indicado que la preposición «con», entre otros significados, expresa contenido, compañía o concurrencia; y la preposición «de», aparte de indicar la materia de que se ha elaborado algo, también denota contenido y relación de cantidad o medida. Por lo tanto, se reitera que son correctas las dos frases (un vaso con agua y un vaso de agua). No obstante, aunque se pueden usar indistintamente, tienen matices diferentes.

La diferencia que existe es que «un vaso con agua» transmite una idea imprecisa sobre la cantidad del líquido. Así, el vaso puede contener unas cuantas gotas, la mitad o una dosis de agua que lo colme; incluso, puede tan solo estar mojado. En cambio, la preposición «de», además de indicar el contenido, también expresa cantidad o medida. Y como este último sentido le da precisión a la frase, al pedir un vaso de agua, el interlocutor de seguro traerá el receptáculo rebosante con el líquido en cuestión.

¿Es «primeramente» o «en primer lugar»? ¿Se puede usar «segundamente»?

[…]

Leer más en eluniverso.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: