Noticias del español

| Antonio Zavala (Agencia Efe)

Cultura hispana es parte de la fibra de EE. UU., según escritores hispanos

Exitosos escritores hispanos salen en defensa del idioma español y la preservación de la cultura hispana como parte de la fibra de Estados Unidos en medio de los ataques a los inmigrantes que se han producido en el país en los últimos meses.

«Las lenguas no deben “preservarse” como un bicho en un frasco de alcohol», afirmó Yuri Herrera, autor de Señales que precederán al fin del mundo y La transmigración de los cuerpos.

«Las lenguas conservan su vitalidad en la medida en la que cambian junto con las comunidades que las usan», explico Herrera, quien actualmente enseña literatura contemporánea mexicana en la Universidad Tulane en Nueva Orleans y es considerado por muchos críticos como un nuevo valor en el mundo de las letras.

«La lengua española es una de las más vitales del mundo justo porque refleja la diversidad de sus hablantes y la diversidad de los lugares donde es utilizada. Es importante seguir utilizándola a pesar de las presiones xenofóbicas, porque, al hacerlo, cada hablante trae consigo la memoria de los que lo antecedieron utilizándola y transformándola», aseveró.

Herrera, quien estudió Creación Literaria en la Universidad de Texas, en El Paso, y obtuvo su doctorado en Literatura Hispana de la Universidad de California en Berkeley, apuntó que nuestras tradiciones, al igual que nosotros, están en constante estado de cambio.

Foto: ©Archivo Efe/JuanJo Martín

Foto: ©Archivo Efe/JuanJo Martín

«Las raíces todo el tiempo están cambiando porque nuestra memoria todo el tiempo está cambiando (…) Es decir, con el paso de los años encontramos nuevos sentidos a nuestra herencia. Y eso sucede cuando la traemos a nuestra vida cotidiana», aseguró.

«El patrimonio que nos viene de nuestros padres demuestra su vigencia en la vida diaria, no en un museo. Nos ayuda en el proceso interminable de transformar nuestra identidad y nos permite comunicarnos dentro de una comunidad que comparte esa misma herencia», detalló.

Sandra Cisneros, nacida en Chicago de padre mexicano y madre mexicoestadounidense, consideró que, en los tiempos que vivimos, saber un solo idioma está fuera de moda y afirmó que ser bilingüe es bueno, pero, por razones económicas, aprender un tercer idioma es aún mucho mejor.

«Es muy importante que los jóvenes entiendan que, en este nuevo milenio, ser monolingüe es estar en el pasado, y aun siendo bilingüe estás en el pasado, uno tiene que ser multilingüe para competir económicamente», destacó la autora de Caramelo y de La casa en Mango Street, obra de lectura requerida en muchos colegios y universidades del país.

La autora, quien está por sacar su nueva novela titulada A House of My Own: Stories from My Life, consideró que los hispanos deben ser embajadores de su propia cultura ante el resto del país.

«Deberíamos ser ciudadanos multiculturales, siendo que tenemos la sangre de los europeos y también somos descendientes de los pueblos indígenas de las Américas», precisó.

Luis J. Rodríguez, actual Poeta Oficial de la ciudad de Los Ángeles, consideró que «aprender dos o tres idiomas es solo un problema en este país (EE. UU.)». «En Europa y otras partes del mundo aprender dos o tres idiomas es normal. Aprendamos inglés, pero preservemos el español», reclamó.

«El español es el tercer idioma más grande en el mundo» y «Estados Unidos es ahora el quinto país más grande de habla hispana, así que el español es un idioma clave para el comercio, la cultura y la política», aseguró el autor del bestseller La vida loca: El testimonio de un pandillero en Los Ángeles y del libro de cuentos La república East L.A., entre otras.

Según Rodríguez, preservar nuestra cultura y tradiciones realza la cultura dominante en este país, ya que esta tiene contribuciones de muchas culturas.

«La gente que emigra aquí no solo se asimila, ellos en turno cambian la cultura, economía y política de este país», concluyó el fundador de la editorial Tía Chucha Press.

Luis Alberto Urrea, de padre mexicano y madre anglosajona, creció entre Tijuana (México) y San Diego (California) y es producto de dos culturas y dos idiomas.

«En honrar el idioma de nuestros padres, nosotros honramos a nuestros ancestros y sus bellas historias», aseguró el autor de las novelas La hija de la chuparrosa y La hija de la esperanza, ambas sobre la mística mexicana Teresa Urrea, conocida como «La Santa de Cábora» y pariente lejana suya.

«En mi propia familia, hay generaciones que se han asimilado más allá del idioma español de sus ancestros y se encuentran sintiendo un sentido extraño de soledad espiritual. Yo tuve la fortuna de crecer con los dos idiomas, dándoles igual peso, y me ha hecho más fuerte, más inteligente y exitoso», manifestó.

Urrea, quien lleva diez años ya enseñando creación literaria en la Universidad de Illinois en Chicago, aseguró que preservar nuestras raíces culturales enriquece a todos.

«No les dé vergüenza, solo tienen que ver los barrios Pequeña Italia o barrios chinos de cualquier ciudad para entender que hay muchos colores en la colcha americana», dijo a Efe.

«Nuestras tradiciones hispanas son de valor, belleza y sagradas; hacen el alma estadounidense más rica», concluyó.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: