Javier Lascuráin ha lanzado ese mensaje en una rueda de prensa para dar a conocer el curso de verano que coordina en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo sobre el lenguaje, el relato y los datos relacionados con la COVID-19 y que dirige Mario Tascón.

Junto a la periodista y cofundadora de la revista, Mar Abad, Lascuráin ha asegurado que el hecho de que una de las tendencias en el periodismo sea la comprobación, refleja que en algunos casos no se estaba haciendo, y ha pedido dar voz a fuentes fiables y saber a quién se le debe dar la palabra y a quién no, porque habla sin conocimiento».

En su opinión, la ciencia aporta más que «la bronca política o la especulación sin ningún tipo de base».

«Cuando alguien te explica lo que tienes que hacer, aporta mucho más que la bronca política o las especulaciones sin base que algunos medios han caído en el error de distribuir», ha considerado.

Sobre los datos y su importancia con motivo de la pandemia y su constante actualización, el director de la Fundéu ve evidente que este tipo de periodismo «está aquí para quedarse» y ayudar a entender la realidad que, de otro modo, no se podría comprender.

Y se ha mostrado sorprendido por la polémica que ha habido en torno a los datos.

«A veces nos hemos quedado con la duda de la veracidad de los datos que nos estaban dando, y eso me parece malo en una situación como esa. Deberíamos haber conseguido una mayor credibilidad en general», ha considerado.

El director general de la Fundéu ha señalado que durante el curso se abordará el uso de la metáfora bélica para abordar pandemia. «No es la mejor manera de encarar el asunto de la COVID», ha opinado.

Cree que este lenguaje bélico se utilizó con la intención de unir filas en torno a una amenaza, pero -ha dicho- esas metáforas «no son las que mejor ayudan a que la sociedad se movilice porque contienen agresividad que puede echar atrás la acción que se pretende».

«A mí me gusta más otro relato, como el de los cuidados, que utilizó la ministra de Nueva Zelanda, pero no sé si es más eficaz. Hay gente que piensa que los cuidados son cosas de mujeres. Error; cuidarnos es una cosa de subsistencia», ha añadido Mar Abad.

Respecto a la evolución del relato que ha habido durante la pandemia, Lascuráin ha subrayado que «los medios de comunicación han ido adaptándose a la realidad, en un contexto en el que han aparecido palabras nuevas o que no se utilizaban como coronavirus, confinamiento o EPI».

Abad ha destacado que el lenguaje es «cosa de todos» y ha llamado a ser «muy receptivos» en este ámbito y abandonar la postura de que solo hay buen lenguaje, ya que cree que es «una creación colectiva» en la que los cambios han de ser bienvenidos.

«No podemos juzgar. Lo único que podemos hacer es estudiarlo, conocerlo y seguirlo», ha opinado esta periodista, partidaria de tratar el lenguaje con humildad y «desechar los desprecios y prejuicios hacia las diferencias a la hora de comunicarse de otros».