Noticias del español

| Javier Lascuráin (Fundéu BBVA)

¿Tiene alternativa en español el anglicismo «hype»?

Esa pregunta nos hacemos desde hace tiempo en la Fundación del Español Urgente y, como en tantas otras ocasiones, hemos decidido utilizar el comodín del público y preguntar a nuestros seguidores.

El uso de hype en textos en español no es exactamente nuevo, pero sí parece estar extendiéndose cada vez más; es frecuente ya en el ámbito de los videojuegos, en la promoción de todo tipo de productos, en el lenguaje de muchos jóvenes…

Se usa con varios significados que guardan cierta relación, pero no son exactamente iguales.

Por ejemplo, se emplea a veces para referirse a la excesiva promoción de un producto ante su lanzamiento («La compañía está dispuesta a aumentar el hype creado acerca de este terminal»), a las altas expectativas que esa promoción crea («Mantener la intriga hasta el último momento es una de las estrategias de la empresa para crear el hype»), a la excitación que eso provoca en los consumidores («Tenemos un hype tremendo») o incluso al desencanto que en ocasiones genera («Todavía es pronto para saber si la realidad virtual será otro hype de corta vida»).

Hace unos días preguntamos a nuestros seguidores cuál sería para ellos la alternativa más adecuada en español. Proponíamos expectación, sus aumentativos sobreexpectación e hiperexpectación, el coloquial bombo, la adaptación del anglicismo a la ortografía del castellano (haip) y la opción «Ninguna, mantendría el anglicismo».

Los resultados de las más de 1400 respuestas recibidas (gracias a todos una vez más por echarnos una mano) no dan un ganador claro.

Expectación recibe un 28 por ciento de los votos, seguida muy de cerca por bombo, con un 27 por ciento, mientras que sobreexpectación les pisa los talones a las dos primeras con un 24 por ciento.

Un 20 por ciento prefiere usar el anglicismo (en ese caso siempre recordamos que debe ponerse en cursiva), un 17 por ciento apoya hiperexpectación y solo un 3 por ciento cree que sería bueno adaptar el anglicismo al español como haip.

La suma de los porcentajes que ha recibido cada una de las opciones suma más de cien, ya que la encuesta permitía apoyar más de una alternativa.

En el campo «Otros», en el que se podían apuntar propuestas que no estaban en nuestro planteamiento, encontramos algunas interesantes como subidón, revuelo, jaip, hipérbole (publicitaria), furor, flipe… Y no faltan las que resaltan la parte negativa del concepto, como pamema o milonga.

Así pues, no parece haber un vencedor claro, una alternativa preferida que pueda desbancar a las demás y, sobre todo, sustituir con éxito al anglicismo.

Como en otras ocasiones, Fundéu tratará de poner las diferentes alternativas sobre el tablero de la lengua. El tiempo y los hablantes decidirán…

 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: