rechazo y rechace, formas válidas

Foto: ©Archivo Efe/JuanJo Martín

Los sustantivos rechazo rechace, este último específico del lenguaje deportivo, son válidos para referirse a la ‘acción de rechazar’.

En los medios de comunicación es habitual encontrar frases con ambas terminaciones: «Neymar empató a los 45 minutos cuando aprovechó un rechazo del guardameta Sergio Asenjo», «La prima de riesgo abre al alza por el rechazo del BCE a los bonos griegos» o «Su segunda ocasión llegó ya cumplido el minuto 20, con un tiro lejano de Khedira después de un rechace».

La forma rechazo es la que aparece en el Diccionario académico desde 1780, entonces exclusivamente con el significado de ‘vuelta o retroceso que hace algún cuerpo por tocar en otro de más fortaleza o resistencia’ y desde 1984 también con el sentido general de ‘acción y efecto de rechazar’.

Por su parte, la voz rechace queda recogida en la vigesimotercera edición del Diccionario académico con el significado específico de ‘en el fútbol y otros deportes, acción de rechazar’. Tal como indica la Nueva gramática de la lengua española, esta terminación en -e es habitual en nombres derivados del lenguaje deportivo, juvenil o conversacional, como despejealucine desmadre.

Así pues, los tres ejemplos iniciales son válidos, mientras que habría resultado impreciso escribir «La prima de riesgo abre al alza por el rechace del BCE a los bonos griegos», pues no se está empleando rechace en un contexto deportivo.

Ver también la crónica futbolística Despejar es a despeje como rechazar rechace.

 

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: