provocar, uso y abuso

Foto: ©Archivo Efe/Rafael Díaz

No debe abusarse del verbo provocar en detrimento de otros como causar, ocasionar, producir, originar, acarrear, motivar

El verbo provocar es tan frecuente que ha desplazado casi por completo a otras formas de significado similar. Así, en ejemplos como «… la gravedad de los hechos provocará la expulsión del equipo… », «El segundo día más lluvioso del año provoca inundaciones y cortes…» o «La crisis provoca un menor gasto industrial», se podría haber optado por otras soluciones como: «… la gravedad de los hechos motivará la expulsión del equipo…», «El segundo día más lluvioso del año causa inundaciones y cortes…» o «La crisis ocasiona un menor gasto industrial».

Aunque debido al uso ya se consideran sinónimos, en un registro culto provocar y causar poseen matices diferentes: provocar, en su acepción más cercana a causar o producir, significa ‘hacer que una cosa produzca otra como reacción o respuesta a ella’. Así, la frase «Dani provoca la sonrisa de Marta» sería correcta; no sucede lo mismo con esta otra frase: «Tenía heridas provocadas por los vidrios destrozados», donde lo adecuado hubiera sido utilizar el verbo «causar» (los vidrios no reaccionan causando heridas; son solo su causa).

Además, en Colombia y en otros países americanos se emplea provocar como sinónimo de apetecer: «Me provoca dar un paseo», «¿Le provoca un café?».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: