obsesionarse con o por algo, no en algo

Foto: ©Archivo Efe/David Fernández

El verbo obsesionarse se construye con las preposiciones con o por, no con en, cuando se introduce el motivo de la obsesión.

En los medios de comunicación es frecuente leer frases como «La película cuenta la historia de cómo se obsesionó en derrotar al hombre araña», «El Maccabi, obsesionado en dejar pasar el tiempo más que en jugar» o «El personaje se obsesiona en hacer de ella un nuevo talento operístico».

La Nueva gramática de la lengua española explica que obsesionarse pertenece al grupo de verbos que expresan reacciones emocionales y se construyen con las preposiciones por y con, al igual que aguantarse, apasionarse, enfadarse, irritarse y otros muchos.

La construcción obsesionarse en puede deberse a un cruce con empeñarse en, cercana en cuanto a su significado y que en algunos casos puede ser una alternativa válida.

Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «La película cuenta la historia de cómo se obsesionó con derrotar al hombre araña», «El Maccabi, obsesionado por dejar pasar el tiempo más que por jugar…» y «El personaje se empeña en hacer de ella un nuevo talento operístico».

Por supuesto, el verbo obsesionarse puede ir seguido por la preposición en cuando esta no introduce el motivo de la obsesión, sino un complemento de tiempo o de lugar, como en «Es algo que me obsesiona en muchos de mis trabajos» o «Estuvo obsesionado en su infancia por aquel asunto».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: