le pega un golpe, no la pega un golpe

Foto: © Archivo Efe

Cuando el verbo pegar se emplea con el sentido de ‘dar un golpe o una paliza’, lo apropiado es le para referirse a la persona o cosa que recibe la acción y no la ni lo.

En ocasiones, y sobre todo en algunas zonas del español europeo, se encuentran en la prensa frases en las que estas partículas no se aplican debidamente, como en «Algunas han denunciado que las pegaron mientras estaban en la comisaría» o «Lo pegaron hasta que le fracturaron su brazo».

El Diccionario académico recoge dos sentidos de pegar como transitivos: ‘castigar o maltratar a alguien con golpes’, como en pegar una paliza, y ‘dar un determinado golpe’, como en pegar un botefón. No señala cuál es el complemento directo, pero el Diccionario panhispánico de dudas aclara que quien recibe el golpe es siempre el indirecto, aunque el directo no se mencione por quedar sobrentendido. Añade que lo mismo se aplica a cosas, como en «Le pega al balón con la puntera».

Este es también el criterio establecido en otras dos obras de las Academias de la Lengua: la Gramática y el Diccionario del estudiante; esta última obra señala que el complemento directo es el golpe o la paliza y que puede funcionar como intransitivo, es decir, no admite ni la ni lo, con el significado de ‘golpear a alguien’.

Por ello, en las frases anteriores lo adecuado habría sido «Algunas han denunciado que les pegaron mientras estaban en la comisaría» y «Le pegaron hasta que le fracturaron su brazo».

Sí se usa la para un referente femenino y lo para uno masculino cuando se emplea con los sentidos, mucho menos frecuentes en referencia a personas, de ‘juntar’ o ‘adherir’, entre otros, como en el siguiente ejemplo: «Los amigos le quitaron la camisa, lo pegaron contra una pared y comenzaron a darle con una correa».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: