trasplante, implante e injerto no son sinónimos

Foto: ©Archivo Efe/Manuel Bruque

Los términos trasplante, implante e injerto no son sinónimos, como podemos observar por las definiciones del Diccionario de la lengua española de la Academia, y, por lo tanto, se recomienda evitar su uso indistinto.

Un injerto es el ‘fragmento de tejido vivo que se implanta en una parte del cuerpo para reparar una lesión, o con fines estéticos’: «ya ha recibido el alta en el tratamiento de cirugía de injerto de piel».

Un implante es el ‘aparato, prótesis o sustancia que se coloca en el cuerpo para mejorar alguna de sus funciones o con fines estéticos’. Así, se puede emplear esta palabra, por ejemplo, para referirse a la instalación de piezas dentales o de marcapasos: «La última esperanza para luchar contra el exceso de peso son los implantes electrónicos, “marcapasos” y microchips que son capaces de reducir el apetito».

Por último, un trasplante es el término apropiado para referirse a un ‘órgano trasplantado’, es decir, que ha sido trasladado desde un organismo donante a otro receptor para sustituir al órgano que esté enfermo o inútil: «La receptora del primer trasplante de útero está embarazada».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: