enjugar el déficit, no enjuagarlo

Foto: ©Archivo Efe/Nacho Gallego

Los déficits, las pérdidas o las deudas no se enjuagan, sino que, en todo caso, se enjugan.

En noticias relacionadas con la economía no es inusual encontrar el verbo enjuagar con un uso impropio: «El Liceu enjuaga su déficit aplazando pagos»; «El inmueble rehabilitado con dinero público servirá para enjuagar las deudas de los socios»; «¿Por qué esas compañías aéreas que pagan a sus pilotos cantidades astronómicas no destinan parte de estos emolumentos a enjuagar las pérdidas?».

Según el Diccionario académico, enjuagar significa ‘limpiar o aclarar lo que se ha jabonado’, lo que difícilmente puede hacerse con los déficits, las deudas o las pérdidas.

Lo adecuado en las noticias mencionadas hubiera sido emplear el verbo enjugar, que aplicado a déficits, deudas, pérdidas, etc., significa ‘cancelarlos’ o ‘extinguirlos’.

Lo que debería haberse dicho, pues, es «El Liceu enjuga su déficit», «servirá para enjugar las deudas de los socios» y «destinan parte de estos emolumentos a enjugar las pérdidas».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: