capilla ardiente: ni se celebra ni tiene lugar

Foto: ©Agencia Efe/Ballesteros

Una capilla ardiente se instala, se dispone, se abre…, pero no se celebra ni tiene lugar.

La voz capilla ardiente se refiere a una ‘cámara donde se vela un cadáver o se le tributan honras‘, de modo que se trata de un lugar, no de un acto. Otras definiciones que ofrece el Diccionario académico son ‘la [capilla] de la iglesia en que se levanta el túmulo y se celebran honras solemnes por algún difunto’ y ‘oratorio fúnebre provisional donde se celebran las primeras exequias por una persona, en la misma casa en que ha fallecido’.

Como puede verse, en los tres casos se habla de un lugar, no de un acto. Y dado que los lugares no pueden celebrarse ni tener lugar, resultan impropias frases como «Mañana se celebrará la capilla ardiente de las víctimas del siniestro» o «La capilla ardiente del consejero fallecido tendrá lugar en el tanatorio de la localidad».

En los ejemplos anteriores, lo apropiado habría sido escribir «Mañana se abrirá la capilla ardiente de las víctimas del siniestro» y «La capilla ardiente del consejero fallecido se instalará en el tanatorio de la localidad».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: