aditivos alimentarios, escritura correcta

Foto: © archivo Efe

En el ámbito de la Unión Europea, los aditivos alimentarios (colorantes, conservantes, antioxidantes…) autorizados en los productos destinados al consumo reciben un código conocido como número E, formado por esta letra y tres o cuatro cifras que identifican el aditivo: por ejemplo, el número E correspondiente al colorante denominado curcumina es E 100.

Estas cifras se asignan de acuerdo con lo que establece el INS (International Numbering System; Sistema de Numeración Internacional) y el Codex Alimentarius de la FAO y la OMS, que recoge una serie de normas, generales y específicas, relativas a la seguridad alimentaria.

Al mencionar estos códigos, los medios de comunicación emplean grafías distintas: «La sospecha de que el ciclamato de sodio, E-952, pueda tener potencialidades cancerígenas ha hecho que se desaconseje su consumo a niños y mujeres embarazadas»; «En la UE, la riboflavina se considera un aditivo alimentario, identificado con el código E101»; «La bentotina (E 558) se utiliza en la industria del vino como clarificante proteico».

La grafía apropiada de estos números es la del último ejemplo: con la letra E separada de las cifras con un espacio (E 588), no unido a ellas (E101) ni con guion intermedio (E-952); esa es la grafía que se recoge en las directivas europeas correspondientes.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: