Noticias del español

| | |

| María Luisa García Moreno
Revista Verde Olivo, Cuba
Febrero-marzo del 2010

Y EJÉRCITO…¿DE DÓNDE VIENE?

Desde hace mucho tiempo, las naciones del mundo cuentan con fuerzas armadas para apoyar su sistema de gobierno, para defenderse de agresiones externas y, a veces, para reprimir o agredir, lo que, lamentablemente, es noticia frecuente en los medios de prensa.


La palabra ejército, se deriva de ejercer y este del latín exercitus; el término surgió hacia el año 1140 y significaba originalmente «cuerpo de gente instruida militarmente». Como puede apreciarse, con tal progenitor, es pariente de ejercicio, que, aunque puede relacionarse con la actividad militar —«movimientos y evoluciones militares con que se adiestran los soldados»—, no pertenece a este campo semántico.

Hoy se entiende como ejército el «conjunto de fuerzas armadas de una nación» —acepción en la que, según precisa el Diccionario de la Real Academia Española, se escribe con mayúscula— y también una «gran unidad integrada por varios cuerpos de ejército, así como por unidades homogéneas y servicios auxiliares».

Su surgimiento va unido al Estado y al surgimiento de la «propiedad privada», porque durante la prehistoria y en los primeros tiempos históricos, no existían ejércitos: los mismos pobladores combatían para defender su territorio o conseguir tierras para la caza o el pastoreo. Los primeros asentamientos poblacionales en el valle del Tigris y el Éufrates, y a lo largo del Nilo produjeron el empleo de ciudadanos-soldados para protegerse.

El término soldado procede propiamente de sueldo, del latín sôlîdus, «moneda», y va unido a los primeros intentos de institucionalización; posteriormente, en la Edad Media esta palabra, sueldo, pasó a significar «paga del soldado o soldada» y más adelante, «salario», como lo entendemos hoy.

El soldado pagado se llamó mercenario, palabra derivada de merced, a su vez, del latín merces, -ëdis, —quizás porque merced comparte su raíz con mercado— y mercenario significaba «el que guerrea o trabaja por la paga», es decir «el que se vende», en sentido literal. Por entonces, aún no existían las naciones como las entendemos hoy; determinados grupos de soldados, como los famosos piqueros suizos, se alquilaban para combatir junto a quien les pagaba y, en tiempos de guerra, los ejércitos contrataban mercenarios: era un procedimiento totalmente normal. Después el concepto de nación se fundió con el de patria y varió el sentido de la palabra mercenario. ¡Y bien sabemos nosotros, los cubanos, lo que es un mercenario!

Desde esos tiempos, la humanidad hizo sus pininos en la creación de un arte, el militar, que la ha acompañado a lo largo de su historia al elevado precio de la vida de miles de seres humanos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: