Noticias del español

| | |

| Magí Camps
lavanguardia.es, España
Lunes, 15 de junio del 2009

WAMBA Y NIKE POR LA VICTORIA

Si el Barça hubiera ganado en Atenas, quizá el culé tendría más devoción por los dioses griegos.


Chindasvinto, Recesvinto, Wamba y don Rodrigo: más o menos, un fragmento de la popular lista de los reyes godos. Los de mi generación, al rey Wamba lo conocimos antes por la marca de las zapatillas deportivas que por sus gestas en la Iberia visigoda. Lo pronunciábamos bamba y le otorgábamos plural, pues iban a pares. La Academia introdujo este nombre común proveniente de una marca comercial (marcónimo lo podríamos llamar, acuñando un neologismo) en su última edición, la del 2001; y es voz popular en Catalunya pero desconocida en otras zonas. El diccionario castellano fija la grafía con b inicial, mientras que el diccionario catalán opta por la v, más próxima a la w real.

Las bambas Wamba cayeron en franca recesión hasta que un buen día aparecieron las Victoria, dignas sucesoras, cuya modernez —no del fabricante, sino de los usuarios— consistía en prescindir de los cordones. Esas zapatillas sencillas y de suela delgada pasaron a formar parte del vestuario informal, mientras que para la práctica deportiva el grueso de las suelas y de la tela no dejaba de aumentar.

Marcas españolas como Paredes o importadas como Adidas protegían los pies deportivos. Y un buen día, como una diosa, se nos apareció Nike. Algunos clubs de fútbol han popularizado tanto esta marca que ya forma parte de la imagen corporativa.

¿Cómo debemos pronunciar tal nombre? Empezó triunfando /náik/, pero ahora —que ya todos sabemos inglés— nos esmeramos en pronunciar /náiki/. ¡Qué bonito! ¡Cuánto sabemos! Lástima que el Barça perdiera la final de Atenas. De lo contrario, quizá el culé tendría más devoción por los dioses griegos. El Partenón y las Cariátides son los templos más populares de la Acrópolis, pero junto a la entrada se halla el templo de Atenea, apodada la Victoriosa en memoria de la batalla de Salamina, en que los griegos vencieron a los persas. En griego es Atenea Niké. Niké era la diosa alada de la victoria, que acabó fundiéndose con Atenea, la de la sabiduría. Y juntas conseguían la guerra justa.

Dicho lo cual, si quieren seguir hablando en inglés, pónganse unas /náiki/. Pero si quieren ser fieles a los orígenes de nuestra cultura mediterránea, entonces cálcense unas victoriosas Niké.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: