Noticias del español

| | | | |

| Fabiola Budde
revistazo.biz, Honduras
Viernes, 10 de diciembre del 2010

VILMA CASTILLO Y EL 23 ANIVERSARIO DE PECADILLOS IDIOMÁTICOS

Su autoformación y entrega a las letras la han convertido en una conocedora indiscutible del idioma español. Vilma Isabel Castillo Hernández, conocida como nuestra «averiguática amiga», conmemora 23 años de servir y educar a la población con sus Pecadillos Idiomáticos.


«Doña Vilma» se le llama con cariño a la afable y humilde lenca de Jesús de Otoro, Intibucá.

Nuestra «averiguática amiga» cumple más de dos décadas de haberse introducido al mundo de las letras y Revistazo.com, medio digital del cual forma parte, quiere reconocer la trayectoria de un baluarte del universo literario de Honduras.

¿Cómo surgió su pasión por las letras y por todo lo que ello implica: gramática, sintaxis, etc.?

Desde que estaba en la escuela primaria, las maestras nos «obligaban» a redactar desde misivas familiares, telegramas, composiciones, poesías y leer el libro de lectura y cuentos. Luego en el Instituto Gregg, también participaba en la clase de gramática. Al graduarme de secretaria ejecutiva en el Alpha, ya en mi terreno laboral, fui perfeccionando la ortografía, la sintaxis y adquirí mucho lenguaje comercial y técnico.

Después me gradué de licenciada en expresión en la UDGDUV, «universidad de los golpes duros de la vida», y descubrí ese talento que Dios me regaló como autodidacta en este género de literatura educativa.

¿Cómo surge la columna Pecadillos Idiomáticos y por qué?

Le escribí a don Adán Elvir Flores, director ejecutivo de Diario La Tribuna, en septiembre de 1987, para proponerle una sección dirigida a Secretarias. Luego obtuve respuesta con la secretaria de dicha Dirección, Sandrita García, aceptándola y a partir del sábado 14 de noviembre, 1987, inauguré dicha sección.

Así estuve como una década dirigiéndome hacia mis colegas, con información de administración secretarial, ortografía, lenguaje, ética y etiqueta de oficina, protocolo, relaciones humanas, trato con los jefes y el personal, relaciones humanas, archivo, redacción comercial, diferentes tipos de cartas, informes, memorandos, etc. Después me fijaba en los errores más comunes que se cometen en nuestros medios de comunicación, cada vez más notorio sobre todo el lenguaje oral de los periodistas, políticos, maestros y pastores.

Por tanto, me dediqué de lleno a la defensa del idioma español. Y así bauticé la sección Pecadillos idiomáticos, con una nueva caricatura al cumplir mis quince años de aniversario en este medio. Esta caricatura me la hizo el artista David Soto, en el 2003, él fue compañero de mi hija menor Arleth Alesia Rivera C., cuando estudiaron en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Ella ahora estudia en la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, la licenciatura de Diseño con comunicación visual.

¿Qué ha significado para usted contribuir con la población para que aprendan a escribir y pronunciar correctamente las palabras?

Una enorme satisfacción, en primer lugar, porque trabajo para Dios, y en segundo lugar porque Diario La Tribuna, me dio el prestigio intelectual, para que los apasionados y fieles lectores, fueran efecto multiplicador; debiendo «averiguar» todo lo que me preguntaban acerca de nuestro idioma español. De aquí mi pseudónimo Averiguática amiga.

Es lindo saber que la sección de Pecadillos idiomáticos, contribuye con los maestros de primaria, secundaria y universidad y demás personas que se interesan para que «hablemos claro y escribamos correctamente nuestro idioma». Pero lo más destacable de todo esto, fue cuando la periodista que hoy trabaja para MUA y diseñadora en su tiempo, Verónica Romero, trabajaba para Ediciones Ramsés, ella me visitó en el Infop, en 1999, para un proyecto de redacción de manuales de Ortografía; y fue hasta principios del 2000, cuando el propio gerente y dueño, el licenciado José Canales, me visitó para contratarme para este proyecto, del cual ya llevo publicados cuatro textos educativos con ellos: Ortografía práctica Ramsés, Quinta edición, junio 2009; Ortografía de bolsillo Ramsés, Segunda edición, mayo, 2009; Redacción comercial actualizada, Primera edición, mayo, 2007; y el Manual de Ortografía teórico-práctico, Tercera edición, 2006, impresos en Colombia, por D'vinni, S. A. Los que considero herramientas necesarias para la corrección y exactitud ortográfica, para posibilitar la función comunicativa del lenguaje.

¿Cuál es su opinión sobre la forma de escribir entre las nuevas generaciones, las distorsiones que se hacen de las palabras por ejemplo en el envío de mensajes de celulares?

En esto sí me parece importante decirle no solo a la juventud, sino a todos los usuarios, que envían mensajes, a manera de reflexión humanística de la distorsión del lenguaje o jerga frente a la tecnología. El hecho es de que no estoy en contra porque esta generación, no tiene la culpa de haber nacido con esta nueva época tecnológica: «Ipod, celulares, microondas, devedes, cedes, ordenadoras, la Internet, el chat», en fin… pero no les da el derecho de descuidar la ortografía, y priorizar un lenguaje ininteligible.

Ya que las nuevas formas de comunicación son las que más impactan entre los jóvenes, y ni los maestros, ni los padres, abuelos, amigos y demás familia, pueden detener este tsunami de lenguaje mal empleado, pues los niños y adolescentes aprendieron a decir: «¡porfis!, "sipi", "usté", "Se rayó conmigo y no sé x qué", "dale pué", "vamos un ratón", "el bule", "el cole", "ajá vo", ajá man¨, “kiuvas”, “k ondas loco”… y el vocabulario para escribir frases y figuras como "kp2", "tkm", "xk", :) y otras frases que parecen simples para cada niño y adolescente, pero que realmente solo refleja la «pobreza léxica de nuestro pueblo» acompañada de una imagen sin rostro; pues estas palabras y símbolos, empiezan a afectar incluso la comunicación familiar y un choque entre las generaciones, pero lo más importante, es «el aislamiento que ellos tienen en sus casas»; donde cada uno desde sus padres se encierran en sus cuartos a ver televisión, a chatear, a mensajear, etc.; menos a estudiar, a dialogar con la familia o acudir a talleres recreativos para fomentar el esparcimiento en las comunidades.

Pero el español oral, no es el único que enfrenta transformaciones, los mensajes de texto y el chat nos están poniendo «los pelos de punta» y contra la pared a los pocos defensores del idioma. Aquí los únicos que nos aventajan, son las compañías de celulares, donde manipulan y duermen al pueblo, con «tribias» lucrativas no educativas, en donde algunos medios televisivos, permiten hasta «la perversión del lenguaje» y «la pésima ortografía». Pero es la moda, y podemos augurar que este disparate de lenguaje aunque tienda a la economía, «sea corto, rápido y fácil de decir o escribir sin acentos ni puntuación», no lo veo como un aporte a la Educación, sino como una deformación del idioma. ¡Lástima grande, que ningún congresista se haya preocupado por presentar una Ley de protección del idioma español! Ni que los maestros de hoy día, «enseñen desde la edad escolar a ‘escribir y a leer correctamente nuestro idioma’».

A su juicio, ¿cuál es la causa para una mala ortografía, sobre todo en esta era de las computadoras y la informática?

Me da pesar que los estudiantes desde la edad escolar, los maestros, les enseñen gramática «gramaticalmente», así como enseñan también, matemáticas «matemáticamente», pero me tildo de ‘subversiva’ porque lo que deben enseñar los maestros, profesores y catedráticos en todos los niveles educativos es «ortografía y lenguaje». Yo tengo la fórmula para aprender las reglas ortográficas, está en mis libros Ramsés… Lamentablemente, si la persona no sabe ortografía, difícilmente va a utilizar las ordenadoras, porque si tiene que escoger una palabra para su frase o contexto, por ejemplo: «tránsito, transito, transitó», si no sabe la clasificación de las palabras agudas, graves o llanas, esdrújulas o sobresdrújulas, entonces el sistema de informática no se lo va dictar. Debe forzosamente conocer las reglas académicas y sobre todo lenguaje, para dominar este estudio y conseguir una buena ortografía.

¿Qué opina, hablando del periodismo radial o de televisión el mal uso de las palabras como: algotro, haiga, los muertos fallecidos son… y así muchos más ejemplos en donde queda evidenciado el uso incorrecto de palabras o frases mal planteadas?

En mi ponencia sobre el Uso del español en los medios de comunicación hondureños, en la VII Jornadas hispano-hondureña de periodistas, realizada el 17 de octubre, 2007, que estuvo invitado el Sr. Alberto Gómez Font, director de la Fundación del Español Urgente, Fundéu, y esta servidora fue invitada por la periodista Enma Calderón del CPH, Embajada de España y el BCIE, manifesté más de cien palabras o errores que se cometen en los medios de comunicación, y di las formas de evitarlo.

El último barbarismo que he escuchado en todos los medios es inaurar, por inaugurar; otras como financía, por financia; las famosas palabras del ex presidente MZ, que se les pegaron como coyontura, por coyuntura; y previlegio, por privilegio. Las palabras que no he logrado erradicar son penitenciería, por penitenciaría, pues entonces digan cárcel que es más corta y fácil de pronunciar; la otra que emplean los creativos de la publicidad es catorceavo mes, por decimocuarto salario.

El irresistible de lo que es, este deloqueismo lo emplea hasta el presidente don Pepe Lobo, así como maestros, pastores y políticos. Pero lo más grave, son las reiteraciones innecesarias, utilizadas del masculino y del femenino: «La mayor parte de los ciudadanos y de las ciudadanas»… solo basta decir la ciudadanía. Cómo es posible permitir esta osadía de la ignorancia al emplear: «diputados y diputadas electos y electas»… se entiende con solo decir diputados electos.

Lo empobrecedor en programas educativos: los niños y las niñas, por la niñez; los jóvenes y las jóvenes, por la juventud… La expresión 'violencia de género', es incorrecta porque la violencia la cometen las personas, no las palabras. En nuestra lengua, se debe decir violencia sexual o violencia doméstica. Es estúpido o de necios, escuchar (por no emplear una palabra malsonante): para todos y todas, muchos y muchas, compañeros y compañeras, amigos y amigas, padres y madres,… Es tonto e inútil sustituir los funcionarios, por los funcionarios y funcionarias; los periodistas, por los periodistas y las periodistas; los maestros por los maestros y las maestras… esto destroza la economía del lenguaje; además el género no es igual que sexo: «Las personas no tenemos género, tenemos sexo».

Se dice queramos, no querramos. Se dice haya, no haiga. Se dice hubo, no hubieron. Se dice inadvertido, no desapercibido. Se escribe bulevar, no boulevard. En cuanto al género, ejemplos de uso. Miembro se admiten las alternancias «Ella es el miembro (o la miembro) más notable del equipo». Aunque muchas organizaciones de mujeres están empleando esta grafía miembra, les advertimos que NO SE RECOMIENDA.

Respecto al pronombre indefinido algotro, se usa desde Andalucía y en América, que equivale a decir 'algún otro' y podemos emplearla. Por lo tanto, solo les pido que estudien la ortografía y el lenguaje, pues el idioma español es un bien social, es un bien cultural —no es patrimonio de nadie, ni suyo ni mío pero «la lengua es lo esencial de la identidad del hombre».

¿Qué recomienda a la prensa, como formadora y educadora, para evitar utilizar palabras mal dichas?

Los medios de comunicación hondureños, tienen el papel de utilizar un español más rico y cada vez más correcto; por ello, sin pretenderlo la gente aprende a leer y escribir de los periodistas, reporteros sobre todo de nosotros los columnistas que somos los que mantenemos las páginas editoriales y secciones. Pero si los periodistas, emplean un lenguaje correcto, están enseñando. Si utilizan un español deficiente, lo están deformando. Entonces, rompamos el círculo de la pobreza lingüística; ya en 1992 lo dijo el académico Fernando Lázaro Carreter, responsabilizó a los medios masivos de comunicación advirtiendo: «Hoy en día —señaló—, los políticos, profesores y periodistas hablan y escriben con perfecta impunidad, sin recibir ningún tipo de sanción. El problema es que la voz pública llega a más gente a través de los medios de comunicación y las incorrecciones se notan más».

Mi apostilla: «hasta la corrupción ha llegado a nuestro idioma».

¿Qué opina de algunos programas de radio y tv en donde sus presentadores dicen «malas palabras» o palabras soeces, cuando el español es tan amplio?

No hay malas palabras, solo malos pensamientos, ya que las palabras están en mi amigo el gordo «el diccionario», y para eso existen para usarlas. Hay que revivir las palabras ricas en significado no las malsonantes, para culturizar y evolucionar a nuestro pueblo; pues siempre he dicho que los periodistas o presentadores, son los maestros del lenguaje y no tienen por qué profanar o desacreditar nuestro idioma. Para mi preferencia, trato de no ver o escuchar dichos programas, porque en su mayoría son «pseudoperiodistas», me tienta llamarlos, pero me sale muy cara la factura de teléfono. Además, yo no les pido un lenguaje académico o de tecnicismos, sino, uno cercano a nuestros radioescuchas o teleaudiencia. Tal vez sea necesario recordar por este medio, la función educativa que ellos hacen, «porque considero que el idioma de la calle no puede mezclarse con el de las noticias», mucho menos dejar que esa profanación divida a los columnistas, periodistas y lingüistas.

¿Dónde nació y cuántos años tiene de dedicarse al mundo de las letras?

Me encanta decir que nací en Jesús de Otoro, Intibucá, porque tengo raíces lencas; además viví allí hasta los dos años, con mi familia paterna Castillo-Girón; y por parte de mi única tía materna, Cristina Hernández viuda de Rivera, nos llevaba a vacacionar cuando era escolar a la casa de mi tío don Francisco Rivera (fallecido), y siempre voy a Otoro, en los carnavales, Semana Santa o a la Feria Patronal el 15 de enero. Pero realmente soy capitalina, nací en Tegucigalpa, D. C., Francisco Morazán; y el pasado domingo 14 de noviembre, cumplí 23 años de dedicarme a las bellas letras hondureñas. Con 1,185 consultas en Diario La Tribuna, y cuatro manuales de Ortografía y Redacción, con Ediciones Ramsés.

En proyecto un libro sobre poesía libre y dos libros de vicios del lenguaje, que estamos preparando con el escritor Luis Roberto Castellanos y el licenciado German Castañeda; más un proyecto que está pendiente con don José Canales, sobre el estudio de 5.000 verbos. También dejé un legado de cuatro manuales con técnicas secretariales, para la Unidad de Material Didáctico del Infop.

Desde enero, 2009, me dieron la oportunidad de ser columnista en esta prestigiosa revista Hablemos Claro, con la sección Fe literaria, donde el personal me ha bautizado cariñosamente «Doñafé». De igual manera, desde diciembre del 2009, colaboro en la revista As Deportiva, con Idioma del deporte. También, escribo para el diario digital www.revistazo.com, desde el 2007; ya que me gusta servir y sentirme útil, pues es un voluntariado como trabajadora del lenguaje y por la cultura hondureña.

¿Qué profesión tiene, es docente?

Primero estudié secretariado taqui y ejecutivo. Después me interesé por la bibliotecología, estudié en la UPNFM , el diplomado Recursos de la administración y servicios de la información. Soy docente en la Educación -no formal; me gradué como Instructora técnica y asesora de formación a distancia; ya que al ingresar al Infop, la Universidad del pueblo a mucho orgullo; me otorgaron una beca de estudios, la cual debíamos pasar con notas sobresalientes, por lo que allí me recibí de Instructora técnica; y trabajé durante once años y medio en la Unidad de Formación Secretarial, UFS, al lado de un gran equipo de compañeras, lideradas por la decana de la formación profesional, la licenciada Margarita Grádiz Valenzuela. También, estudié Teología, en la Iglesia Gran Comisión, lo que me ha valido escribir sobre reflexiones bíblicas en Fe literaria, Hablemos Claro.

Forma parte de asociaciones nacionales e internacionales en defensa y protección de las letras, ¿cuáles son?

Como trabajadora del lenguaje y por la cultura hondureña, pertenezco a la sociedad intelectual y de la información hace tres años en la Sociedad Literaria de Honduras, Soliho, de la cual he sido directiva. Fui coordinadora del Certamen permanente independencia nacional Soliho en el 2008, Rama de Cuento a nivel de Francisco Morazán. Actualmente ocupo la vocalía de cultura en la Junta Directiva 2010 Grupo Ideas. De igual manera, soy miembro activo en la APH , Asociación de Prensa Hondureña, he sido directiva en varias ocasiones. Pertenezco también a la Abidh , Asociación de Bibliotecarios y Documentalistas de Honduras. ocupo el cargo de secretaria general en el Consejo Regional de la Cultura F. M. y El Paraíso.

¿Ha sido jurado en eventos literarios o de otra naturaleza?

Por supuesto, he sido jurado calificador en varias oportunidades de los Premios periodísticos que otorga cada año la Asociación de Prensa Hondureña. Me han llamado en cuatro años consecutivos como jurado para los concursos de Ortografía, Busca rápido y Oratoria, en el Encuentro Anual de Estudiantes, SAG, de las Instituciones Educativas Vida Abundante, en español. Y en este mes de noviembre, fui convocada a través de la presidenta del Sitinpres, periodista Alma Luz Rodezno, como jurado calificador internacional, por Honduras, para la Octava Edición del Premio Federación Internacional de Periodistas de la Tolerancia , 2009, al cual asistí a la entrega, recientemente a la República Dominicana ; donde se recibieron 63 trabajos de 51 periodistas desde México, Guatemala, Costa Rica, Perú, Colombia, Brasil y Venezuela.

¿Alguna palabra mal escrita, o anécdota en su entorno con las letras?

Me hizo recordar una anécdota desde mis catorce años, cuando empecé a trabajar, fui comprando poco a poco el menaje de la casa y para un Día de la Madre, le regalé a mi mamá Elvia Sofía Hernández M. (fallecida), ‘una refrigeradora’ y en la dirección del sobre le escribí: «Barrio El Jazmín, casa de sera alta, color gris»… Y ella fue mi primera correctora, me dijo: -«Chiquis, así no se escribe ‘sera’, es 'acera'». Y como no somos infalibles, en esta tarea de escribir me convierto a la vez en correctora de texto o de estilo; y por supuesto, que hay ‘uno que otro pecadillo’ en mi mundo de las letras. Y me siento muy mal, cuando la corrección habiéndose sugerido, salga publicada con el error; aunque tengamos la salvedad, de la «Fe de errata». Pero en mi caso no se justifica. Siempre trato de ser cuidadosa al hablar y al escribir, pero aclaro «no soy perfecta».

MI APOSTILLA: Las lenguas evolucionan… pero aumentan con el uso popular no con imposiciones políticas como -piñata, «de arriba hacia abajo» y viceversa-. Por el buen uso de nuestro idioma, a menudo tan atropellado, maltratado e incluso a veces, perseguido… les pido detener la corrupción idiomática y que rompamos el círculo de la pobreza léxica. Se despide, su averiguática amiga, trabajadora del lenguaje y por la cultura hondureña, VILCAST

«…Cómo sabe de letras éste, sin haber estudiado»

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: