Noticias del español

| Francisco Estévez (El Imparcial.es)

Víctor García de la Concha: La Real Academia Española. Vida e historia

Nadie mejor que Víctor García de la Concha, al frente de la Real Academia durante 12 años y hoy su director honorífico, para desvelarnos con gran amenidad el devenir de esta institución en su III Centenario.

Vida e Historia RAENinguna persona más cualificada como quien fuera secretario académico de 1993 a 1998 y durante doce años director de la Real Academia Española y actual director honorífico para dar buen cumplimiento al encargo de los académicos, con motivo del III Centenario de la Corporación, de redactar una actualización oportuna de la vida e historia de la Academia. No consiste en un relevo con los reajustes pertinentes de aquella Historia de la Real Academia Española, estilada por la diestra mano de Alonso Zamora Vicente, sino complemento idóneo a modo de «intrahistoria», narración interna de la institución y compatible con el catálogo de la exposición conmemorativa del tricentenario: La lengua y la palabra. Trescientos años de la Real Academia Española.

Un grupo de novatores reunido en la tertulia semanal promovida por Juan Manuel Fernández Pacheco en su biblioteca del palacio madrileño de la plaza de las Descalzas con acta el 3 de agosto de 1713 y naturaleza de Academia otorgó cargo de director y presidente al propio marqués de Villena y de secretario a Squarzafigo con solicitud al mismo rey de su real protección bajo empeño de trabajar en un diccionario de la lengua y con el fin de «cultivar en el modo posible la pureza y elegancia de nuestra lengua». Depurar las carencias de ese gran hito que fue en 1611 el primer diccionario monolingüe romance, Tesoro de la lengua castellana o española de Sebastián de Covarrubias, no fue el único aliento de la institución. Seguirá la elaboración de una gramática, una poética española, incluso una historia de la lengua. También desde sus primeros tientos la Corporación calzará atención a la producción literaria americana gracias a figuras como González de Barcia. Desde 1714 la institución del crisol en el fuego —como perfila su sello— Limpia, fija y da esplendor a nuestra fértil lengua bajo cédula real de Felipe V. De allí en adelante trascurren los 300 años festejados en este calendario. El repaso hasta la actualidad es sin desperdicio alguno. 

[…]

Leer más en elimparcial.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: