Noticias del español

| | | | | | | |

| Agencia EFE

Víctor García de la Concha defiende la libertad, el mestizaje y la universalidad del español

El director de la Real Academia, Víctor García de la Concha, defendió en Valladolid la libertad, el mestizaje y la universalidad de la lengua española, durante la presentación de la colección editorial «Premios Castilla y León de las Letras», promovida por el Gobierno regional.

«El castellano nació como español y se hizo español», dijo De la Concha acerca de los orígenes y evolución de la lengua hispana, «que alcanzó su momento de gran expansión, dio su salto definitivo cuando llegó hasta América», donde se hizo mestiza.

Al proclamar su carácter universal, el director de la Real Academia puso como ejemplo la obra de Miguel Delibes, a través de la cual «se ha asomado al universo desde Castilla», como a su juicio también ha demostrado José Jiménez Lozano en las páginas de su Guía espiritual de Castilla.

Acerca de la colección editorial «Premios Castilla y León de las Letras», promovida por el Gobierno regional y formada por veintidós títulos de otros tantos autores distinguidos con ese galardón entre 1984 y 2005, destacó su poso creativo y su condición de símbolo «de lo que han hecho los hombres de esta tierra, nacidos o vinculados a ella porque aquí no se pide visado ni existen prejuicios de sangre y orígenes».

Numerosos autores representados en esa colección, entre los que figuraban José Jiménez Lozano, Luis Mateo Díez, Antonio Colinas, Antonio Pereira, Elena Santiago y Luciano González Egido, asistieron a la presentación durante un acto en el que también participó el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

De la Concha observó en la nómina de autores de esa colección «una historia de la poesía de posguerra», con autores como Victoriano Crémer, Eugenio de Nora, Antonio Gamoneda, Claudio Rodríguez y Antonio Colinas, además de un «maridaje entre filología y creación» con Emilio Alarcos y Julián Marías como referentes.

«Esta biblioteca recoge la ‘peculiar palabra de Castilla’ a través de un imaginario propio que ensancha tanto su memoria como su horizonte», concluyó el filólogo y académico.

Todos sus autores constituyen un «formidable patrimonio cultural», dijo por su parte el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, al elogiar una serie formada por «los mejores de los mejores», que constituye «un ejemplo para tantos y que marca la línea de construcción de una Comunidad culta y fuerte».

Inscribió Herrera esta iniciativa dentro de los vigentes planes de promoción de la enseñanza del español para extranjeros, de la lectura y del sector editorial, con el fin de explotar como recurso económico la lengua, que defendió como un «instrumento para el ejercicio de la libertad y de la comunicación en tiempos en que se utiliza como elemento de exclusión».

La colección está formada por veintidós títulos, uno por cada autor galardonado que ha elegido la obra publicada, en el caso de los vivos, mientras que la familia lo ha sido en el de los fallecidos.

Los autores representados son Miguel Delibes, primer galardonado en 1984 (Señora de rojo sobre fondo gris), al que siguen Antonio Gamoneda -1985- (Sublevación inmóvil y otros poemas), Claudio Rodríguez -1986- (Conjuros), Julián Marías -1987- (La España posible en tiempos de Carlos III), José Jiménez Lozano -1988- (La boda de Angela), Francisco Pino -1989- (Este sitio) y Rosa Chacel -1990- (Memorias de Leticia Valle).

La nómina continúa con Carmen Martín Gaite -1991- (Dos cuentos maravillosos), José María Valverde -1992- (Años inciertos), Emilio Alarcos -1993- (En todas las ocasiones), Victoriano Crémer -1994- (Tacto sonoro), Gonzalo Torrente Ballester -1995- (Quizá nos lleve el viento al infinito) y Francisco Rodríguez Adrados -1996- (Modelos griegos de la sabiduría castellana).

Concluye con Gonzalo Santonja -1997- (Siete lugares), Antonio Colinas -1998- (Trilogía de la mansedumbre), Antonio Pereira -1999- (Un sitio para la soledad), Luis Mateo Díez -2000- (Apócrifo del clavel y la espina), Eugenio de Nora -2001- (Lo esencial), Elena Santiago -2002- (Amor quieto), Josefina Aldecoa -2003- (A ninguna parte), Luciano González Egido -2004- (La piel del tiempo) y José Angel González Sáinz -2005- Los encuentros.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: