Noticias del español

| Magí Camps (La Vanguardia, España)

Vaporeando espero…

¿Cómo hay que llamar a eso de exhalar vapor con esos artilugios llamados cigarrillos electrónicos?

Las nuevas modas buscan nuevas palabras. O al menos, palabras que amplíen significados. Cuando en las aceras se modelaron pendientes para que los vehículos accedieran a los garajes, se bautizaron como vados, ampliando el sentido del sitio de un río con poca profundidad por donde se puede atravesar. Por analogía, aquel paso para los carros o los coches se llamó con la misma palabra, que ganó una acepción. En catalán se calcó el castellano: gual.

En otros casos inventamos o derivamos a partir de una palabra existente. Pasa con los extranjerismos: admitimos glamur y derivamos glamuroso; y de workaholic calcamos trabajoadicto. Ante fenómenos de supervivencia como los vendedores de latas o los que recogen cartones, derivamos lateros y cartoneros. De la acción de mostrar los pañuelos en un estadio derivamos pañolada. Y si hay que crear un verbo, echamos mano de la primera conjugación; la segunda y la tercera han quedado para la historia: de Twitter, tuitear.

Ahora llegan de China los cigarrillos electrónicos. ¿Cómo hay que llamar a eso de exhalar vapor con esos artilugios? El Termcat, atento a las novedades terminológicas, ya ha propuesto un verbo nuevo: vaporejar (de la primera conjugación, claro). La nota dice así: “La forma catalana propuesta es vaporejar (y el sustantivo, vaporeig) con el sentido de chupar el vapor de un cigarrillo electrónico. Se trata de un verbo creado a partir del sustantivo vapor y el sufijo verbal -ejar, sufijo que tiene valor frecuentativo o iterativo y que es muy productivo en catalán”.

El castellano tiene el verbo vaporear (‘exhalar vapores’), que me parece preciso para esta nueva acción, al lado de dos más con matices diferentes: evaporar y vaporizar (y los equivalentes exactos vaporar y evaporizar, respectivamente). Por tanto, no es necesario inventar nada ni que adaptemos vapear a partir del to vape inglés, aunque haya quien lo ha empezado a decir sin sonrojarse.

El catalán tiene evaporar y vaporitzar —verbos que no tienen el sentido de ‘exhalar vapores’—, pero no tiene el correspondiente de vaporear, que es el vaporejar que propone el Termcat. No soy partidario de inventar palabras cuando ya existen otras que pueden ampliar su significado, pero en este caso creo que vaporejar es una buena opción para la novedad inhaladora y exhaladora.

Los organismos y los lingüistas podemos proponer, pero serán el tiempo y los hablantes los que decidirán el verbo ganador, siempre y cuando los cigarrillos electrónicos no se hayan esfumado antes.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: