Noticias del español

| Agencia Efe

Una experta argentina sostiene que la música ayuda a mejorar la ortografía

La directora del Centro de Pedagogía Musical del Instituto Nacional de Arte de Argentina, Ana Lucía Frega, ha afirmado  que la música aporta al alumno una serie de habilidades que favorecen el aprendizaje del resto de asignaturas e incluso ayudan a mejorar la ortografía.

Autora de numerosas obras publicadas en inglés, español, francés y hasta euskera, Frega (1935, Buenos Aires) considera que centrar el proceso educativo sólo en las materias básicas, como la lengua o las matemáticas, responde a una visión «muy fraccionaria» del ser humano, ha explicado a Efe con motivo de una conferencia que ha impartido  en la Facultad de Educación Zaragoza y que expondrá hoy en Huesca.

Tras años de investigación dedicados a la educación musical, esta doctora en Música por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), ha demostrado que las competencias visuales y sensoriales que se adquieren con el aprendizaje de música funcionan también para el resto de asignaturas.

De hecho, varios estudios han concluido que los problemas de alfabetización detectados en algunos niños surgen de la incapacidad auditiva de diferenciar claramente el sonido de las consonantes.

«Si hubiera un proceso educativo que implicara una estimulación auditiva sistemática con la manipulación de pequeños instrumentos desde la infancia habría menos niños con fallos en escritura y en ortografía», ha manifestado.

Ante esta aportación de la música al proceso de aprendizaje, Frega insta a que el sistema educativo aproveche los resultados de estas investigaciones y apueste por la enseñanza de la música, más allá del pensamiento generalizado de que las «artes son un adorno».

No sólo la escuela, también el entorno familiar del niño debe concienciarse de que la asignatura de música no es «una maría como la llaman en España», sino que contribuye al pleno desarrollo cognitivo de los hijos, ha precisado.

«En mi país, se hizo una encuesta entre los padres de un distrito en el que, entre otras cuestiones, se les preguntaba si querían más horas de música o más horas de ordenador. Y los padres contestaron rapidito que más horas de ordenador», ha recordado.

Miembro de la Academia Nacional de Educación de Argentina, Ana Lucía Frega, a sus 78 años, ha impartido clases en distintos países del mundo a lo largo de su trayectoria profesional, también en aquellos con menos recursos donde, a pesar de la escasez económica, ha obtenido resultados «muy positivos».

Por ello, considera que la falta de material que podría haber en las aulas españolas debido a la escasez de presupuesto y a los recortes no son «un problema», ni tampoco la ratio de 25 alumnos por clase.

A su juicio, el material «agrega», pero en ningún caso determina, porque si así fuera, no se podría impartir una educación de calidad en los países más pobres.

El cuerpo humano en movimiento dispone de los recursos necesarios para enseñar música, con la utilización de las palmas o la voz para explicar, por ejemplo, la intensidad de los sonidos, ha manifestado.

«Yo vengo de un lugar pobre del mundo y, para mí, la crisis europea es una crisicita, pero entiendo que en términos relativos aquí sea muy importante», ha concluido.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: