Noticias del español

| Álex Grijerlmo (El País, España)

Un verbo pringoso

Cabe preguntarse cuántas personas de las que hacen la compra habrán entendido eso de «dipear» o «dippear».

La sección de panadería de un popular hipermercado español ofrece al consumidor un producto fabricado por la propia cadena y denominado así: «Pan para dipear». A continuación, el departamento de aperitivos muestra unos triángulos de maíz originarios de Medina del Campo (Valladolid) «¡listos para dippear!» (esta vez con dos pes). Ya en otro establecimiento, un envase de hummus (una especie de puré árabe) explica para su «modo de uso»: «Lo puedes dippear con picatostes o verduras». Está fabricado en Polinyà (Barcelona).

Cabe preguntarse cuántas personas de las que hacen la compra habrán entendido eso de «dipear» o «dippear».

Si miramos dentro de la palabra, deduciremos que se trata de un verbo, por la terminación –ear que se usa para crearlos a partir de un sustantivo, como sucede en «formatear», «piratear» o «telefonear». Pero la raíz dip no nos dice nada en español. Habrá que pensar entonces en el inglés, donde hallaremos el verbo to dip, que se puede traducir, dependiendo del contexto, como ‘untar’ o ‘mojar’. Así, to dip bread into milk significa ‘mojar pan en la leche’; y to dip bread in the gravy equivale a ‘untar pan en la salsa’.

[…]

Leer más en elpais.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: