Noticias del español

| Celia Blanco (Yorokobu, España)

Un sátiro es la versión masculina de una ninfómana

La palabra «ninfómana» sí tiene masculino, aunque no se recoja como tal en el diccionario de la RAE, y tenga ciertas diferencias etimológicas. El concepto o la idea viene a ser la misma variando solo el género. Llamamos «sátiros» a los hombres con insaciable apetito sexual.

La imagen de los sátiros mezcla elementos humanos y animales: los cuernos no faltan, las extremidades inferiores son siempre del animal, tienen cola de cabra y sobre todo y fundamentalmente persiguen con ganas de sexo a las ninfas, mujeres con un atractivo demoledor. Por cierto, lo de las ganas de sexo tampoco es una suposición mía: se les representa con priapismo, que no es otra cosa que el estado permanente de erección.

[…]

Leer más en yorokobu.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: