Noticias del español

| | | | | |

Un francés, miembro permanente en la Academia Mexicana de la Lengua

El lingüista francés nacionalizado mexicano Patrick Johansson Kéraudren es el primer hablante de un idioma diferente al español que ocupa una silla permanente en la Academia Mexicana de la Lengua, en reconocimiento a sus trabajos sobre una lengua indígena: el nahuatl.


Desde hace un mes este doctor en letras de la universidad de La Sorbona de París ocupa la silla número III en la Academia, en reconocimiento a sus trabajos que han ayudado a entender mejor la estructura del nahuatl, el idioma que se hablaba en el imperio Azteca a la llegada de los españoles.

Johansson Kéraudren, de 64 años y nacido en Rouen (noroeste de Francia), vive desde sus 23 años en México, cuya nacionalidad asumió en 1999. Sin embargo conserva un domicilio permanente en su país de nacimiento, adonde acude frecuentemente cada vez que es invitado a dictar conferencias.

Desde hace varios años trabaja con Miguel León Portilla, considerado por muchos como una especie de «Papa» de los estudios sobre el nahuatl, una lengua que aún hablan casi dos millones de personas desde Estados Unidos hasta El Salvador.

Su principal obra, titulada en español La palabra, la imagen y el manuscrito, publicada en el 2004 por la Universidad Nacional Autónoma de México, propone una original lectura del Códice Bouturini, un importante manuscrito azteca.

Ese códice, cuyo nombre hace referencia a su primer dueño conocido, el coleccionista italiano Lorenzo Boturini Bernaducci, narra a través de ideogramas la peregrinación de los indígenas hasta fundar Tenochtitlán, la capital del imperio azteca que deslumbró a los conquistadores españoles.

Llamado también como La tira de la peregrinación, este documento escrito sobre cortezas vegetales se conserva en el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

«Mi elección en la Academia me permitirá reforzar mi investigación y al darme un apoyo oficial me permitirá obtener nuevas fuentes para financiar algunos de los trabajos», dijo el investigador a la AFP.

Johansson Kéraudren cree que el mayor tesoro que los españoles encontraron al llegar a México no fueron las riquezas de las que se apropiaron, sino una cultura cuyo valor se manifiesta sobre todo en su riqueza lingüística.

«Los españoles aún no lo sabían en ese entonces, pero habían descubierto una tierra que guardaba una invaluable riqueza, superior a todo el oro del mundo: la diversidad cultural y la pluralidad lingüística», dijo en su discurso al tomar posesión en la Academia.

El hecho de que un francés ocupe un lugar permanente en esta institución, «ilustra una vez más la importancia de los vínculos de amistad y cooperación que unen a nuestros dos países», señaló el martes el embajador de Francia en México, Daniel Parfait.

La Academia Mexicana, correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española, cuenta con 36 miembros de diversos orígenes: escritores, músicos e investigadores, cuyo trabajo es mantener la riqueza del español que se habla en México.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: