Noticias del español

| | | | | |

| Agencia EFE

Un diccionario recoge 5.000 términos sobre la Semana Santa

La nueva edición aumentada y actualizada con un millar de nuevas entradas del Gran Diccionario de la Semana Santa (Almuzara) recoge unos 5.000 términos relacionados con esta fiesta, así como tres mil imágenes y un millar de reseñas biográficas de personajes del mundo cofradiero.

La nueva edición, en gran formato y con casi medio millar de páginas, hace referencia no solo a la Semana Santa de Sevilla sino también a la de otras ciudades andaluzas y españolas, en una terminología recogida por el autor de la obra, Juan Carrero Rodríguez, especialista en artesanía cofradiera y autor de seis libros sobre el tema. 

El diccionario tiene entradas que pueden parecer curiosas a quien sea ajeno al mundo cofrade, como Ofensa Macarena, cuya explicación reza: «El modista polaco Arkadius Ewrwmczuk en el 2001, en una pasarela de la moda en Londres, organizó un desfile basando los trajes de las modelos en símbolos religiosos. La imagen más polémica fue una modelo que aparecía con una lámina a semejanza de la Virgen de la Esperanza Macarena».

De personajes históricos como el ilustrado Pablo de Olavide, el diccionario reseña su problemática relación con la Semana Santa sevillana: «Quiso hacer criba de las congregaciones, hermandades y cofradías sevillanas, para reprimirlas de que no estuvieran erigidas en absoluta y estricta observancia de las leyes civiles […]. Fue calificado por los naturales como “el impío”, siendo condenado inquisitorialmente como “hereje y miembro podrido de la religión”. Prohibió, como Asistente, el canto del santo rosario, las rogativas y todas las procesiones que pudo. Se le acusó de criticar la existencia en los templos de imágenes de Santos y, aún, la devoción a éstos. Parece ser que a la hora de su muerte logró el perdón de Dios».

Otras voces recogidas en el diccionario son de claro acento popular, como Cantinflas, cuya definición es «Sayón esclavo, en situación de cuclillas llevando una soga en las manos para prender a Jesús. Llamado así en la jerga popular por dicha postura y llevar un sudario un poco caído, en el misterio del Prendimiento».

Otro nombre acuñado en Sevilla por la voz del pueblo es Canina, que el diccionario explica que es un paso «llamado así por la representación en la talla de un esqueleto que figura como tema principal […]. En Jerez de la Frontera: La Chacha».

Igualmente recoge curiosidades históricas, como la que relata en la entrada correspondiente al fundador de La Legión, Millán Astray, del que cuenta que «Fue la única persona ajena a la Hermandad de la Macarena que sin intervenir en el traslado de la Virgen para ocultarla durante los sucesos de la Guerra Civil, solicitó en 1936, apasionadamente, poder contemplarla, lo que aceptaron los cofrades responsables, llevándole a altas horas de la noche y dándole vueltas por la ciudad en un vehículo para que no reconociera el lugar donde se encontraba».

El libro también da cuenta de autores y obras sobre la fiesta que han surgido en los últimos años, algunos de tal éxito que han conocido numerosas ediciones, como el titulado Tontos de capirote, del periodista sevillano Francisco Robles.

En el prólogo a la nueva edición, el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla Jesús Palomero destaca la «consagración» del autor como «de referencia obligada para todos aquellos que en el porvenir quieran conocer la explosión que han tenido las cofradías en la sociedad presente y el nombre de los mantenedores de la observación cervantina: que los sevillanos, con no faltar a sus devociones, creen tener asegurado el pasaporte al cielo».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: