Noticias del español

| | | |

| Agencia Efe

«Ubersexuales», los hombres triunfadores del 2005

El que pasó fue el año de los «ubersexuales», esos hombres «de verdad», machotes pero sin pasarse, o al menos eso dicen los expertos en nuevas tendencias, que destacan otras etiquetas que triunfaron en el 2005, como «Brangelina» o «globesity».

Los «metrosexuales», aquellos urbanos refinados y blandengues, se pasaron de moda. La última tendencia en EE. UU. son los «ubersexuales», hombres «de verdad» decididos y con confianza en sí mismos. 

Tal y como ocurrió con otras etiquetas de moda, como la «generación X» e, inevitablemente, la «generación Y», el uso del término «metrosexual» se extendió como la pólvora dos años atrás.

El término comenzó a plagar las revistas de moda y las series de televisión de la noche a la mañana para definir a un tipo de hombre heterosexual que se hace limpiezas faciales y usa crema hidratante, y cuajó de tal manera que fue seleccionado como «Palabra del Año» por la American Dialect Society.

Pero su reinado, personificado según los expertos en estas lides por tipos tales como Ricky Martin, Jude Law o Leonardo DiCaprio, no ha sido muy duradero, como por otra parte cabía esperar.

A este hombre aquiescente y refinado le reemplazó el último año otro más recio, o al menos eso es lo que aseguran quienes pusieron de moda la palabra «metrosexual», las autoras Marian Salzman, Ira Matathis y Ann O’Reilly.

De acuerdo con su nuevo libro, que lleva el pretencioso título de El futuro de los hombres, el término define «una vuelta a las características positivas del ‘hombre real’ de ayer, fuerte, decidido, justo».

Los hombres en su mayoría siguen siendo simplemente hombres quizá porque no prestan atención a tales clasificaciones, pero Jill Kelleher, «celestina» de la agencia de contactos de San Francisco (California) Kelleher & Associates da validez a esta nueva etiqueta.

«La mayoría de mis mujeres quiere un hombre de verdad. Las mujeres están buscando el tipo ‘uber’», asegura Kelleher, cuya empresa se ocupa de presentar a hombres y mujeres que buscan pareja.

«Elegimos (el término) ‘uber’ por sus connotaciones de ser el más grande, el mejor», señala Salzman, ejecutiva del gigante de la publicidad J. Walter Thomson, la agencia de publicidad más antigua del mundo y la mayor de este país.

La palabra compartió protagonismo en el año que vence con otras como «Brangelina» -la «fusión» de la pareja del año, Brad Pitt y Angelina Jolie- o «globesity», un término que los más «in» usan para referirse a la explosión global de obesidad.

Pero ninguno tuvo el tirón de «ubersexual», este nuevo concepto que echa por tierra al hombre que muestra que está en contacto con el aspecto femenino de su personalidad.

Es importante, no obstante, no confundirlo con el «hombre Marlboro», ya que «es un hombre de verdad sin llegar a estereotipos negativos de faltar al respeto a las mujeres o estar obsesionado con los deportes, la cerveza y las carnes rojas», apuntan en su libro las autoras.

Unas características que cumplen sólo a medias los diez «ubersexuales» incluidos en la lista elaborada por J. Walter Thompson.

El cantante Bono ocupa el lugar número uno en esta clasificación porque es «global, está preocupado por los asuntos sociales, se muestra seguro de sí mismo y es compasivo».

Otros son el actor George Clooney o el ex presidente de EE. UU. Bill Clinton, «un seductor nato de raíces sureñas que no tiene miedo a llorar».

«Es un líder con gran capacidad de decisión y con suprema confianza en sí mismo. Y sus manos son soberanamente sexy», aseguran las autoras.

El cineasta Guy Ritchie (más conocido como el marido de Madonna) y el actor Pierce Brosnan también forman parte de una lista que abarca candidatos más discutibles, como Arnold Schwarzenegger, el culturista reconvertido en gobernador de California, o Donald Trump, tan famoso por su programa de televisión y su gran fortuna como por el desorden -muy poco atractivo, se mire como se mire- de sus pelos.

Pero poderoso caballero es Don Dinero, también en esto de la ubersexualidad: las mujeres encuentran que su poder les atrae tanto como su dinero, aseguran con respecto al multimillonario Trump.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: