Noticias del español

| | | |

| Colprensa Bogotá
www.vanguardia.com, Colombia
Martes, 20 de marzo del 2007

TRANSFORMACIÓN O DEFORMACIÓN, EL TEMA A DISCUTIR

El español en la actualidad es la tercera lengua más utilizada en el mundo de hoy. Algunos estudios han generado hipótesis en las que se afirma que en cuestión de décadas podría convertirse en la primera, gracias a su riqueza lingüística.


Sin embargo, no es ajena a los peligros, a los avances tecnológicos que han generado malformaciones e incluso las de Internet, imponiendo un uso particular del lenguaje.

Según Marina Parra, especialista e invitada al Congreso Internacional de la Lengua Española, la demanda por aprenderlo en el mundo sólo es superada por la del inglés. Los países que tienen mayor interés en el estudio del español son Estados Unidos y Canadá; le siguen en importancia Alemania, Francia, Brasil, Japón y Bélgica.

«En la actualidad es la lengua de una comunidad lingüística de cerca de 400 millones de personas, distribuidas en 23 países, de ahí la importancia de eventos como el Congreso Internacional de la Lengua Española», comenta Marina Parra.

Muchos países demuestran su interés en el estudio de este idioma, como Brasil, donde se ha hecho obligatoria su enseñanza como segunda lengua, y Estados Unidos, donde cada vez se le da más importancia y es mayor el número de personas que lo estudian.

Japón es un caso particular. Tal es su interés entorno a este idioma, que realizaron una ambiciosa investigación denominada Proyecto Internacional: Español del mundo, que tiene como objetivo «conocer el léxico moderno urbano de los países y regiones hispanohablantes y realizar la dialectología dinámica de la lengua española».

El fenómeno del «spanglish»

El «spanglish», el fenómeno lingüístico y cultural donde se fusiona el inglés con el español, no es tan reciente como se cree, según Alexánder Prieto Osorno en su estudio Spanglish: una patria, una identidad.

Este fenómeno data de mediados del siglo XIX, cuando, después de perder la guerra, México cedió a Estados Unidos más de la mitad de su territorio con el Tratado Guadalupe-Hidalgo, y los habitantes de Los Ángeles, San Francisco, El Paso y San Diego se vieron forzados a aprender inglés, pero mantuvieron el castellano y practicaron el «spanglish» como símbolos de identidad y de resistencia ante los nuevos dueños de sus tierras.

A esto hay que sumarle la inmigración masiva de latinoamericanos en la segunda mitad del siglo XX, lo que explicaría la supervivencia del español en Estados Unidos, donde la comunidad hispano parlante cuenta con los canales nacionales de televisión, estaciones de radio, diarios y revistas más grandes en un idioma que no es el inglés.

Para Prieto Osorno, el «spanglish» cuenta con 150 años de supervivencia, que ha tenido serias transformaciones en épocas como los años setenta, con la irrupción de fuertes movimientos políticos y culturales como «la conciencia chicana» (entre inmigrantes de origen mexicano) y una gran promoción de poetas y dramaturgos niuyorriqueños en la Capital del Mundo.

«Hoy el "spanglish" es mucho más que una lengua hablada y escrita. Su influencia se ha extendido a la gastronomía, la música y la moda. El número de grupos musicales que cantan en "spanglis"’ viene creciendo de manera exponencial», asegura Alexánder Prieto Osorno.

Español colombiano

El año pasado el periodista y escritor Francisco Celis Albán vio la necesidad de publicar el Diccionario de colombiano actual, para padres cuarentones, extranjeros despistados y cerebros fugados, que quieren entender, y hacerse entender, entre las diferentes tribus urbanas colombianas.

No es fácil para este tipo de personajes, y fácilmente se puede quedar «gringo», cuando se le llama a un obrero de la construcción «ruso», o a una persona que supera el «estrato seis», una personalidad de «alto turmequé».

La lengua española es tan viva en Colombia que se torna creativa y juguetona, donde, de modo natural, el hablante impone su dialecto, cada profesión contiene su propia jerga y todo grupo social, a través de frases y palabras, impone marcas que les permiten comunicarse casi en clave.

Trabajo se reemplaza por «camello», y si es de alto nivel de complejidad, simplemente se dice que es un «chicharrón», que se realiza en equipo, o sea, con sus «llaves» o «parceros», esta última como un extranjerismo del portugués que significa amigos.

«Existen palabras como "chimba", que aunque no está en el Diccionario de la Real Academia Española, en Colombia tiene más de diez significados, totalmente diferentes entre ellos. En algunas regiones del país se utiliza para referirse al órgano sexual femenino, en otras al masculino. También se usa para destacar el valor de una cosa "ese carro está una chimba" o para decir que carece del valor "esa moneda está chimba"», comenta el autor del diccionario.

Para los académicos de la lengua este tipo de trabajos les parece «jediondo», que significa de mal gusto, pero muchas de las palabras y expresiones son efímeras, que pasan con las generaciones y los oficios, mientras que otras van quedando y trascienden los grupos sociales, como es el caso de «parcero».

«La región que más aporta al colombiano actual que hablamos, es Antioquia, tal vez por ser nómadas negociantes e incluso el lenguaje del narcotráfico hizo que aparecieran expresiones "A la lata", "al soco"», dice Francisco Celis.

En esta región, donde siempre ha gustado el tango, se incorporó el lenguaje que contenía las letras de estas canciones a mediados del siglo pasado, como «bacán», que fue transformado en «bacano».

A través del cine de Víctor Gaviria, por ejemplo, muchas palabras empleadas en las calles de algunas zonas de Medellín, han trascendido al ámbito nacional e incluso internacional.

Ciberlenguaje sin respeto al idioma

Para nadie es un secreto que la Internet y la telefonía celular, con todos sus servicios, llegaron a transformar la vida del ser humano, y el lenguaje no es ajeno a dicha transformación.

A través del chat, los servicios de msn o los mensajes de texto, se han ido cambiando las palabras, a tal punto que ya se habla de un idioma español especial para esta tecnología, donde prima la velocidad, por encima de las reglas ortográficas.

Claro que el impacto de este tipo de lenguaje es tal, que ha empezado a ser usado en la cotidianidad de la vida de los jóvenes colombianos, incluso, muchos jóvenes reprueban en sus trabajos en el colegio o la universidad, por utilizarlo en las pruebas académicas.

Para quienes no están acostumbrados al uso de este tipo de lenguaje, puede ser una maratónica tarea entender lo que le quieren decir por chat o en un mensaje de texto.

«Dnd» es de nada, «pls», por favor, «bn» bien, «oax» hola y «Yc» yo sé, son algunos ejemplos de esta taquigrafía moderna, que para los expertos, es usada para las conversaciones poco profundas e impersonales.

Para Jaime Rodríguez, investigador en educación virtual de la Universidad Javeriana, este tipo de uso del lenguaje ha aumentado el mal empleo de la lengua española dentro de los jóvenes. «Cuando no cuentan con el corrector de ortografía del computador, los errores se cuentan por decenas», asegura.

Y agrega: «Para ellos, lo importante es la velocidad y darse a entender. Las normas ortográficas pasan a un segundo plano. Si no hay velocidad, se aburren y termina la comunicación».

Al ser diálogos informales, se aceptan las violaciones de las normas de la lengua, lo cual, los expertos no califican como bueno o malo, y sólo ven la necesidad de alertar a los jóvenes para que no lleven ese tipo de comunicación a su cotidianidad, sus estudios o trabajo.

Las más largas

Las palabras más largas del idioma español son otorrinolaringológicamente, anticonstitucionalmente y electroencefalografista. También podrían ser «otorrinolaringologiquísimamente», «archianticonstitucionalmente» y «superextraordinarísimo» que aunque no vengan en el diccionario, son gramaticalmente correctas.

Tomado de wikipedia

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: