Noticias del español

| | | | | | |

| Blanca Durán
El Día de Córdoba, Córdoba (España)
Viernes, 20 de octubre del 2006

«TRADUCIR UN POEMA SIGNIFICA VOLVER A CREARLO EN OTRA LENGUA»

Sus versos fueron la voz de una generación, la de los setenta, que anhelaba una ruptura con muchas de las situaciones que dominaban la España de aquellos años. Icono de la poesía culturalista, José María Álvarez es una personalidad muy singular en las letras españolas. Entre sus obras destacan Museo de cera y Los decorados del olvido, cuyos ejes son el sexo y la sociedad, en un tono general de sarcasmo.


Su poesía es un reflejo de sus inquietudes. Literatura, cine, arte y música se pasean sigilosas entre sus versos en busca de la complicidad con los lectores. Pero cuando da descanso a sus creaciones, el poeta y traductor José María Álvarez (Cartagena, 1942) se convierte en la voz y en las palabras de autores como Kavafis, T. S. Eliot, Stevenson o François Milhaud, algunas de cuyas principales obras ha traducido al español.

Habla de la obra de autores como Edgar Allan Poe o Ezra Pound con la naturalidad de quien la conoce al milímetro. ¿Necesita que exista una especial sintonía con los poetas que va a traducir?

—Son autores a los que yo amo muchísimo y he leído continuamente, así que creía que tenían unas connotaciones muy personales que me permitían traducirlos de la mejor forma posible.

¿Es más fácil conectar con la sensibilidad de esos autores siendo también poeta?

—Yo creo que la traducción es también una forma de creación, no es algo que puedas separar en absoluto de tu propia obra, puesto que en cada traducción que haces hay un sello propio que es tuyo. Traduces a los poetas que tú amas o con los que tienes alguna vinculación y aprendes mucho sobre la construcción de un poema.

¿Cuáles son las bases esenciales para traducir con rigor una obra poética?

—Hay muchas formas de traducir, aunque hoy en día se valora mucho la llamada traducción académica, llena de notas y especificaciones, y a la que yo soy contrario. Creo que más bien se trata de transmitir la misma emoción que tú has recibido con esas lecturas e intentar que esa obra en tu idioma sea capaz de emocionar a otros, aunque en algunos momentos te saltes la literalidad. Una traducción es una creación «otra vez» del propio poema en otra lengua. Una vez que has sacado el material en bruto de la traducción, la elaboración de ese texto no debe ser diferente de la de tu propia obra.

Su obra literaria ha sido publicada en multitud de países. ¿Se ha llevado alguna sorpresa con las traducciones que le han hecho?

—Si yo hubiese hecho la traducción de mis poemas habría cambiado, posiblemente, algunas cosas. Pero la sensibilidad de otro país es diferente, y eso es un elemento fundamental que hay que respetar en una traducción.

Cuando se relee a sí mismo en otros idiomas, ¿descubre algo de su poesía que desconozca?

—Siempre hay una cierta sorpresa, y no tanto por descubrir cómo suenas cuanto por ser consciente de cómo suenan tus emociones en otro idioma. No es tanto el poema en sí mismo, sino lo que tú querías transmitir con él.

Fue uno de los autores escogidos para integrar la famosa antología Nueve novísimos poetas españoles, que sentó en cierto modo las bases de la creación poética en España en los setenta…

—La poesía capta siempre las mismas cosas en una época o en otra. Cambian los acentos y cambia el pulso y los pequeños detalles. No más. Yo no creo que fuéramos muy diferentes los que escribimos en aquella antología de lo que somos hoy. Quiero pensar que somos más sabios e indiscutiblemente más viejos, pero no creo que haya tanta distancia.

Aunque en aquel entonces cambiaron muchos conceptos esenciales de la poesía…

—Aquella antología significó sobre todo una ruptura, aunque había muchos poetas que no participaron en ella y que estaban también involucrados en una ruptura con la poesía que se estaba haciendo más oficialmente en España. No estábamos de acuerdo con la poesía social y queríamos romper con ella planteando una nueva estética.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: