Noticias del español

| |

| Abel Méndez
www.eldiario.com.co, Colombia
Martes, 10 de agosto del 2010

TALLER DEL IDIOMA: NO

NO. «El desconocimiento sería origen del no cobro del auxilio funerario». La Crónica del Quindío (15-12-09).


Negar una acción de un verbo, no es exactamente incorrecto. No cobro (cobro como sustantivo) es lo contrario del cobro, es decir, no hacer un cobro. A mí personalmente me suena agringado y falto de expresión, pero por los gustos se vendieron los calamacos. Hay formas elegantes de decir lo mismo: «…sería la causa para no cobrar el auxilio funerario».

Aunque el refrán que usé en el párrafo anterior se oye en presente, lo puse en pasado porque ya nadie vende calamacos y ni siquiera encontré en el Diccionario el significado que yo creía de esta palabra, porque siempre se me había dicho que se trataba de unos pantalones muy feos hechos de calamaco, una tela feísima de la década del 20 del siglo pasado, pero parece que en el siglo XIX se les decía así a una clase de habichuelas y con ese significado me cuadra mejor el refrán. Eso es algo que le he criticado a la Real Academia: Desaparece significados que ya no se usan. Pero, como dijo Pilato, lo escrito escrito está y al quitarles los significados que no se usen esas palabras quedan como el pintor al que le quitan la escalera y lo dejan colgado del hisopo (¿estará hisopo? Qué coincidencia, va a desaparecer en la próxima edición un significado que existía en la presente, no exactamente el que acabo de usar). Existe una Historia de las palabras en la web de la entidad que trataré de aprender a manejar. Dejo pendiente lo de los calamacos para investigarlo y contarles después.

CANTIDAD. «Habitantes de diferentes sectores de la comuna El Oso se muestran preocupados ante la cantidad de necesidades insatisfechas». Gabriel Jaime Giraldo, El Diario del Otún (06-08-10).

Algunos colaboradores me han escrito pidiendo que les diga a los periodistas que «cantidad» no quiere decir «mucha cantidad». No se me había presentado la oportunidad y hoy al abrir un resumen que automáticamente me manda nuestro Diario, me le fleché al amigo Gabriel Jota para estrenar gazapo, pues estaba de acuerdo con mis corresponsales en que uno es cantidad y hasta los quebrados son cantidad. Pero como yo no trago entero, sino que abro el Diccionario hasta cuando me preguntan si vaca se escribe con ve de vaca o con be de burro, lo abrí y me quedé con un palmo de narices. Por los dos primeros significados, mis colaboradores tienen razón; pero por el tercero, ‘Porción grande o abundancia de algo’ no hay nada que hacer: aunque lógica y matemáticamente, hay error, gramaticalmente no y los periodistas pueden seguir usando esa expresión aunque los matemáticos nos revolvamos en nuestros asientos y hagamos caras feas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: