Noticias del español

| | |

| Abel Méndez
El Diario de Otún, Pereira (Colombia)
Miércoles, 29 de octubre del 2008

TALLER DEL IDIOMA: LOS MEGARRICOS

LOS MEGARRICOS. Luego aparecieron los «mafiosos», o megaricos, y quien dijo miedo. Julián Caleño, El Diario del Otún, 08-10-27.


Hacía varios años que no invitaba a esta columna a don Julián, el de El Perrenke. Qué pena por tal olvido. Hoy lo traje por dos cositas insignificantes, y otras que dejo por allá, en la columna por si quieren dar una vuelta. Cuando le vaya a anteponer, estimado don Julián, un prefijo terminado en vocal a una palabra que empiece por r, este sonido fuerte de la erre debe permanecer, para ello es necesaria la otra ere, para que así, etre las dos, suen erre como en perrenque; de no hacerlo queda sonando como en Pereque. Y esa palabra megarrico sin la ere adicional queda tan parecida a la que denomina a aquellas personas de gusto sexual diferente, como eufemísticamente dicen hoy en día, que bien vale la pena no olvidar la norma. El otro cuidadito es una tilde en la expresión quién dijo miedo; tal expresión es interrogativa, aunque los signos, lícitamente, se hayan quedado en el teclado.

DOS VECES, EL CAMPEÓN. «y se dedicaron a quitarle a los pobres para darle a los ricos». Gustavo Colorado Grisales, La Tarde 08-10-27.

Yo he tenido desde hace años mi propia clasificación (que cuentos de ranking) de los errores y en ella el campeón es la manía de poner en singular el dativo del pronombre de tercera persona, cuando el complemento es plural. Lo correcto: y se dedicaron a quitarles a los pobres para darles a los ricos. La calidad de campeón la da el encontrarlo en cualquier periódico de habla hispana que se tenga en la mano: Haga el ensayo y lo comprobará; lo escucha en cualquier noticiero de radio y televisión. Nadie lo corrige.

VERBOS INVENTADOS. «Esta alternativa busca sembrar, orientar y motivar a estudiantes de grado tercero a undécimo a vivenciar desde ya a través de actividades académicas, lúdicas y prácticas cualquiera de las opciones profesionales y tecnológicas que ofrece la institución». La Crónica del Quindío 08-02-01.

No me arrepiento del título ni lo cambio por miscelánea, aunque el primer error fuera el verbo vivenciar y otros dos fueron encontrados mientras escribía la cita. Una vivencia es una experiencia que se tiene o el hecho de vivir. El primero de los encontrados es el plural de grados, y el segundo, el plural de cualquiera porque un estudiante puede experimentar varias de las disciplinas, Por lo tanto: Esta alternativa busca sembrar, orientar y motivar a estudiantes de los grados tercero a undécimo a tener vivencias desde ya a través de actividades académicas, lúdicas y prácticas sobre cualesquiera de las opciones profesionales y tecnológicas que ofrece la institución.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: