Noticias del español

| | | | |

| Carmen Pérez-Lanzac
elpais.com, España
Jueves, 30 de abril del 2009

TACOS EN LA ‘TELE’ PARA IMITAR LA CALLE

La justicia de EE. UU. avala los castigos a cadenas por palabrotas - El lenguaje soez se extiende en España impulsado por la fiebre de 'telerrealidad'


Censura, 1. Palabrotas, 0. El martes, el Tribunal Supremo de EE. UU. dictó una sentencia histórica para el país en lo que a tacos y medios se refiere. En una decisión muy reñida, con cinco votos a favor y cuatro en contra, el organismo ha determinado que la emisión por televisión de un solo taco es motivo de sanción.

No importa que lo haya soltado Bono, de U2, embargado por la emoción al recoger un premio: «This is really fucking brilliant!» («¡Esto es jodidamente genial!»). Si la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) decide que dicha palabra afecta al desarrollo de los niños que puedan estar viendo la pequeña pantalla, no hay recurso que valga. La cadena deberá acatar la decisión y pagar la multa que se le imponga.

-Julio, por favor, escúchame, es tu madre, me ha llamado, está muy preocupada.

-¿Por qué no te vas a petar culos por ahí y me dejas en paz de una puta vez?

Este diálogo pertenece al último episodio de la serie Física o química (Antena 3), que vieron más de tres millones de personas. La serie se emite de noche, fuera del horario de protección de menores, y usa un lenguaje muy descarnado. En los medios españoles los tacos están a la orden del día (realities, debates, corazón, emisiones deportivas…). Una serie sobre los adolescentes de un instituto no iba a ser menos. «Pero no es el taco por el taco», apostilla Jaime Vaca, uno de sus guionistas. «Detrás hay una búsqueda de la realidad. Uno de nuestros objetivos es que la serie resulte creíble. Para lograrlo tenemos mucho contacto con chavales, pero no transcribimos todo lo que oímos en la calle, porque llega a ser tan explícito que puede resultar incómodo para un programa de televisión. Se trata de una cadena generalista y hay que controlarse un poquito».

¿Se usan en la televisión y radio más tacos que antes? «Sí, sin duda alguna», dice Ana Vigara, catedrática de Lengua Española en la facultad de Ciencias de la Información y experta en jóvenes y lenguaje juvenil. «En algunas series se dicen una cantidad de tacos que en el día a día no te encuentras», interviene Elena Gómez, experta en el uso de la lengua en medios de comunicación.

«Desde que aparecieron los realities los tacos en televisión han vivido un boom», explica Ana Vigara. «Y también en las series que pretenden reflejar la supuesta forma de hablar en la calle. Normalmente, en las series para caracterizar a los personajes jóvenes se seleccionan rasgos típicamente juveniles y uno de ellos es el lenguaje, pero creo que no es necesario que digan continuamente tacos. Y eso que yo soy taquera, ¿eh? No soy especialmente sensible a las palabrotas, pertenezco a la generación en la que hablar fuerte era la norma, y aun así a veces en televisión me resulta bastante irritante. Es innecesario dejar que fluya con tanta naturalidad. Tengo una hija y mi política es, ya tendrá tiempo de aprenderlos, pero de momento vamos a evitarlo».

En EE. UU. las cadenas por cable (HBO, Showtime) tienen carta blanca para emitir tacos, como saben los espectadores de series como The Wire o Los Soprano. pero no así las generalistas. Allí, el debate se remonta a febrero del 2004, cuando Janet Jackson mostró su ya famoso pecho (con una púdica estrella sobre el pezón) durante el intermedio de la Super Bowl. El escándalo fue mayúsculo. Tras aquello, la FCC decidió dar un giro a su política tradicional y endurecerla. Empezando por la propia CBS, la cadena que emitió el evento deportivo, que tuvo que pagar una multa de 550.000 dólares (420.000 euros) por la coreografía de la hermana de Jackson y Justin Timberlake.

Pero el origen del rifirrafe que ha originado la reciente sentencia del Tribunal Supremo está en la gala de entrega de los premios Billboard 2006. La cantante Cher recogió su galardón y dedicó un «Fuck'em!» (que les jodan) a sus adversarios. Al año siguiente, durante el programa de teleralidad The Simple Life, Nicole Richie soltó la siguiente perla: «¡Sacar toda esta mierda de un bolso de Prada no es algo jodidamente fácil!». La FCC acusó a la cadena Fox de violar las normas de decenciay la cadena decidió recurrir el caso. Un tribunal de apelación de Nueva York le dio la razón. Consideró que la nueva y restrictiva política del órgano regulador era «arbitraria y caprichosa».

Pues bien. El Tribunal Supremo (o los cinco jueces que han votado a favor de la resolución), opina que la multa no era caprichosa. En palabras del juez Antonin Scalia, «el FCC tiene el derecho legal de endurecer sus restricciones si considera que es pernicioso para los menores sin necesidad de demostrarlo de forma empírica(…) Aunque se use como un taco, el poder de la palabra F (es decir, fuck, joder) para insultar y ofender se deriva de su significado sexual».

En EE. UU. el asunto ha causado mucha controversia y no son pocos los que opinan que la medida coarta la libertad de expresión. En palabras de un columnista de The New York Times, se trata «de una cruzada victoriana». Lo relevante es que es la primera vez desde 1978 que el Supremo se pronuncia sobre los tacos en antena. Hace 31 años le dio el visto bueno al FCC para multar a una emisora de radio que emitió el espacio Palabrotas, del cómico George Carlin (plagado de tacos). El cambio es que entonces el Supremo especificó que la sentencia no se referia al aislado de tacos, como ahora ha hecho.

En España, huelga decirlo, no somos tan estrictos. En realidad, lo somos muy poco. Para empezar, en España no existe una norma ni un organismo independiente que sancione el taco en sí. La Ley de Televisión sin Fronteras (Ley 25/1994) no contempla expresamente como infracción el lenguaje indecente o insultante en programas de televisión, pero sí contiene un capítulo específico dedicado a la protección de los menores. El artículo 17 regula la protección de los menores frente a la programación, estableciendo un horario protegido entre las 6.00 y las 22.00 en los que no podrán emitirse «programas, escenas o mensajes de cualquier tipo que puedan perjudicar el desarrollo físico, mental o moral de los menores».

«En España no existe ninguna norma que hable de palabras malsonantes, pero podemos actuar si estas palabras se usan en un horario en que puede haber niños viendo la tele», explica Juan Junquera, director del Gabinete de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones. «Pero es un tema muy subjetivo. ¿Que alguien suelte un coño es equiparable a que otro emita una escena de porno?»

Entre el 2004 y el 2008, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (dependiente del ministerio de Industria, Turismo y Comercio) consideró que se habían cometido siete infracciones de este tipo (frases del tipo «mi hija no es ningún zorrón») e impuso multas por un importe medio de 180.000 euros cada una. Casi todos los autores de los tacos eran concursantes de realities (de los que todas las cadenas emiten resúmenes en horario protegido) o entrevistados a pie de calle.

Alejandro Perales, presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación: «El caso de EE. UU. me parece excesivo para la cultura europea. El modelo de la FCC como autoridad reguladora me parece propia de una sociedad muy pacata y no me gustaría un modelo así. Dicho eso, me parecería adecuado que las cadenas cumplieran el Código de autorregulación que ellas mismas se han impuesto y que cubre la franja horaria infantil de protección reforzada (entre las 17.00 y las 20.00). La realidad es que en ese horario se emiten muchos tacos. Se escudan diciendo que se trata del lenguaje vulgar y no soez, cosa que no es verdad, y no hacen nada por evitarlo».

Patricia Marco, directora de la División de Television de Telecinco, defiende a su cadena: «En el horario de protección máxima (de 17.00 a 20.00) tenemos especial cuidado en el uso de lenguaje soez, que no tiene por qué ser un taco. En los programas en directo y con la efusividad a veces se escapan (ayer, sin ir más lejos, durante la emisión de Pasapalabra que entregó 396.000 euros, a Christian Gálvez se le escapó un de puta madre). Dependiendo del contexto defendemos que forman parte del lenguaje coloquial de la gente y son parte de la vida».

Por su parte, desde Antena 3 señalan que «la televisión generalista debe mantener un equilibrio entre dos cuestiones. Por un lado, la de atender al común denominador de la ciudadanía y, por tanto, usar lenguajes reconocibles por esta, con naturalidad, huyendo de elitismos. Pero por otro, la televisión tiene la obligación de contribuir al desarrollo de la sociedad y utilizar un lenguaje correcto que mejore un atributo que todos compartimos, la lengua».

El VII Informe de seguimiento del código de autorregulación, de diciembre pasado, concluye que las cadenas de televisión incumplen una media de 7,5 veces al día el horario de protección a la infancia de lunes a viernes. El informe, elaborado por la Agrupación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) y el Centro Universitario Villanueva, destaca que las cadenas cometen el mayor número de vulneraciones al emitir imágenes violentas, lenguaje inadecuado, escenas de sexo y promociones de programas calificados para mayores de edad. El dato es peor que el anterior, de junio del 2008, con una media de 6,85 infracciones diarias. Es decir: Las cadenas cada vez son más laxas.

Como Defensora del Espectador, el Oyente y el Usuario de medios interactivos de RTVE, Elena Sánchez ha tenido que lidiar con este tipo de quejas. «La principal característica española es que no existe un órgano similar al FCC, una autoridad independiente que regule como en casi todos los países democráticos. Sería esencial y a mí me facilitaría mucho el trabajo porque así tendría una norma a la que atenerme. Dicho esto, no todo uso de tacos me parece sancionable ni tampoco se puede decir que se puedan usar de forma libre e impune. En una serie como Los Sorano, por ejemplo, no tendría sentido que los mafiosos hablasen con un lenguaje versallesco».

Cronología de los hechos en EE. UU.

– 1978. El Tribunal Supremo admite una sanción del Comité Federal de Comunicaciones (FCC) a una radio por emitir el programa Palabrotas, del cómico George Carlin.

– 2004. Janet Jackson muestra un pecho durante el intermedio de la Super Bowl y la FCC multa a la CBS.

– 2006. Cher y Nicole Richie sueltan tacos en programas de la Fox y la FCC impone una sanción a la cadena.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: