Noticias del español

| | | | |

| Luisa Tejada Segura, filóloga peruanaAgosto del 2009

¿SPANGLISH, ESPANGLIS, ESPANGLÉS O INGAÑOL? DEFINIENDO EL SPANGLISH

«No sé qué será del SPANGLISH en el futuro, lo que sí sé es que desempeña un papel de notable importancia en el presente». (Ilan Stavans)

El término aún no ha sido recogido por el Diccionario académico, pero ¿quién no ha oído este nombre que parece cortado por la mitad?

El Diccionario del español actual de 1999 recogía para este término la acepción de «lengua española hablada con abundancia de anglicismos», idea que muchos tienen al respecto y que no es tan cierta.

Dos años después, el Gran diccionario del español actual del 2001 añadía algo más: «lengua española usada por algunos hispanos que viven en Estados Unidos, en la cual abundan anglicismos léxicos, morfológicos y sintácticos».

Una tercera definición la encontramos en el diccionario Clave del 2006, la cual parece ser la más precisa: «modalidad lingüística que mezcla español e inglés y que hablan algunos hispanos de los Estados Unidos», porque si hay algo de lo que no cabe duda es de que el spanglish es una suerte de mezcla, de ‘lenguaje híbrido’, de ‘español popular’ producto del continuo contacto de dos lenguas como lo son el español y el inglés.

Pero, el mismo término en sí, spanglish, sigue siendo ajeno al español, por lo que han surgido distintas formas sugerentes de adaptación: espanglis, tal como se pronuncia; espanglés, de español e inglés o ingañol, de inglés y español. De estas, es espanglés la que goza de más difusión como posible forma castellanizada.

Este popular lenguaje híbrido presenta dos fenómenos lingüísticos básicos: «el denominado code-switching, que es el cambio de una lengua a otra («Tenemos lo que necesita and if we don´t, let us know!»), y la incorporación de préstamos a nivel léxico y sintáctico («Vacunear la carpeta» de Vacuum the carpet, que puede traducirse por ‘aspirar la alfombra’, o «te llamo para atrás» de i’ll call you back) (Dueñas, María: 2001)», aspectos que lo distinguirían de un ‘español hablado con abundancia de anglicismos’.

Lingüistas como Francisco Marcos Marín sostienen que el espanglish o espanglés lo habla quien quiere hablar o está en proceso de aprender la lengua inglesa, mientras que Ilan Stavans opina que lo hablan quienes no saben bien español. Lo cierto es que hoy en día cerca de 40 millones de personas lo usan, voluntariamente, para reflejar esa doble identidad que tienen los latinoamericanos, la de hispanos y la de estadounidenses, o, en el caso de los bilingües, para no dejar de ser partícipes de este fenómeno lingüístico.

Que si en el futuro sea un lenguaje legítimo y normalizado o pase al pasado una vez que la comunidad latinoamericana se integre completamente en la comunidad estadounidense eso es tan incierto como la misma conducta del spanglish: heterogéneo, libre, espontáneo como su naturaleza misma que aún no entiende de reglas.

Autor: Luisa Tejada (lingüista peruana)

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: