Noticias del español

| | | |

| Graciela Melgarejo
lanacion.com.ar, Argentina
Lunes, 24 de enero del 2011

SIN PRISA Y SIN PAUSA, LOS CAMBIOS LLEGARÁN

Fue el director saliente de la Real Academia Española, don Víctor García de la Concha, el primero en reconocer un «error de comunicación» cuando se dio a conocer la Ortografía : «Apenas hay modificaciones; en cambio, hay una minuciosa explicación de las normas —dijo en una entrevista—. Al final, tres arbustos han impedido ver el bosque; unos pocos ejemplos ocultaron 800 páginas de contexto».


La educación es una inversión a mediano y largo plazo, por lo que sus frutos no se ven inmediatamente. Algo así ocurrirá con las modificaciones a las que se refiere García de la Concha. Mientras los hablantes asimilan lentamente los nuevos conocimientos, las dudas se multiplican y los sitios de consulta arden con las respuestas.

Por ejemplo, la Fundación del Español Urgente ( www.fundeu.es ), citada por el diario La Vanguardia, se apresuró a explicar el uso del prefijo ex-. «El prefijo ex- debe escribirse unido a la palabra a la que acompaña, sin espacio ni guion intermedio, como sucede con todos los prefijos. En las noticias aparecidas en los medios de comunicación sobre la actualidad política de Túnez y Haití, se han encontrado frases en las que el prefijo ex- aparece separado de la siguiente palabra: "La huida de Zine el Abidine Ben Alí, ex presidente de Túnez, fue el primer paso hacia el cambio político en el país"; "El retorno inesperado del ex dictador Jean-Claude Duvalier amenaza con crear nuevas tensiones"».

«Aunque tradicionalmente el prefijo ex- se escribía separado del término al que acompañaba (ex marido, ex dirigente), la nueva edición de la Ortografía de la lengua española recomienda escribirlo unido (exmarido, expresidente, exministro); excepto si el prefijo afecta a varias palabras que forman una unidad (ex teniente coronel, ex alto cargo, ex chico de los recados, ex primer ministro)».

«Así, en los ejemplos anteriores, lo correcto hubiera sido: "La huida de Zine el Abidine Ben Alí, expresidente de Túnez, el pasado viernes fue el primer paso hacia el cambio político en el país"; "El retorno inesperado del exdictador Jean-Claude Duvalier amenaza con crear nuevas tensiones"».

En la película Una Eva y dos Adanes (Some Like it Hot , su nombre en inglés), ese actor cómico increíble que fue Joe Brown le decía a Jack Lemmon: «Nadie es perfecto» («Well, nobody's perfect». No lo decía con resignación o tristeza; lo decía con alegría y con profundo conocimiento del ser humano. Ninguno de los 450 millones de hablantes del español en el mundo es perfecto —el Diccionario online ( www.rae.es ) recibe tres millones y medio de consultas por mes—; por eso, llevará un tiempo digerir las «modificaciones», como las llama don Víctor. (Una observación: todavía hay quienes escriben fe con tilde, y eso es realmente más un tema de edad que de ortografía.)

No ayuda pero consuela saber que José Manuel Blecua, el director de la RAE, dijo que él también se resiste en ocasiones a escribir solo sin tilde. Lo que sucede es que la lengua escrita es tan compleja que algo aparentemente tan sencillo como una tilde o una coma pueden abrir un mundo de diferencias.

Como nadie es perfecto, hay que ser humilde y tomar ejemplo de aquellos que han logrado adquirir un grado notable del manejo del idioma escrito. Borges es, desde luego, una buena elección. Los viejos linotipistas de este diario siempre recordaban cuando, a último momento, pedía corregir una coma, y entonces había que componer todo el texto de nuevo. El cambio de tecnología no cambió sus costumbres, pero les permitió a ellos corregir más rápido. En el blog El don de la impaciencia (http://jmarchamalo.blogspot.com ) del escritor español Jesús Marchalo, hay otro ejemplo, pero esta vez es de Oscar Wilde. Escribió Wilde: «Hoy he estado todo el día corrigiendo un poema. Por la mañana he añadido una coma. Y por la tarde la he quitado».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: