Noticias del español

| | | |

| Graciela Melgarejo
Lanacion.com (Argentina)
Lunes, 18 de octubre del 2010

SIEMPRE SOMOS RESPONSABLES DE ALGO

En un correo electrónico dirigido a Línea Directa el 4/10, el doctor Jorge Juan Cortabarría se quejaba del uso equivocado, a su juicio, de la palabra intencionalidad en un texto de este diario: «En la sección Política de hoy se lee: "A través de Twitter, la presidenta Kirchner sugirió que detrás de una serie de fallos podría existir intencionalidad contra su gobierno". Pero lo correcto es "intención" y agregar qué clase de intención se tiene: buena o mala».


Muchas veces los lectores se lamentan de que los periodistas utilizan mal la lengua en la que escriben. Sin embargo, en el caso de la frase a la que se refiere Cortabarría, el uso es correcto. Por si alguna duda queda, el Diccionario panhispánico de dudas siempre está a mano para disiparla. Dice el DPD en la entrada intencionalidad. 'Cualidad de intencional o deliberado': «Es mucho más fácil de conseguir [la equidad] en un concurso de salto de altura […] que en un deporte de contacto físico en donde el árbitro tiene que juzgar incluso la intencionalidad de una entrada» (Tusquets Todo [Esp. 1998]. Es incorrecto su uso con el sentido de intención: *«La intencionalidad de esta obra es demostrar que los mártires no son gente especial» (Epoca [[Chile] 22.4.97).

Pero antes, por estricto orden alfabético, en el DPD está definida intención. 'Propósito': «La intención fundamental de las leyes de Derecho de Autor es la de proteger los derechos e intereses de los creadores» (Medina Doctrina [Ven. 1984]. No debe usarse como sinónimo de intencionalidad ('cualidad de deliberado').

Algunos lectores se preocupan; algunos periodistas, también. En Twitter, esa maravillosa red social que sigue creciendo y aportando ideas cada vez más interesantes, existe un grupo de periodistas —Clases de Periodismo es su nombre— que, justamente, se preocupa y se ocupa de estos temas. Para sus seguidores y para los que quieran serlo a partir de ahora, su dirección de Twitter es @cdperiodismo, y en su perfil figuran estos datos: «Clases de Periodismo. Location: Lima, Perú; Web: http://www.clasesdeperiodismo.com; Bio:Escuela virtual de periodismo digital para América Latina. Dirige @esthervargasc.

Esther Vargas, la directora, escribió hace poco en el artículo 10 recursos para escribir mejor y evitar «horrores» ortográficos que, «la crítica a los periodistas es feroz. Se dice que escribimos mal, que cometemos faltas ortográficas y que metemos la pata todo el tiempo. A continuación, 10 recursos para escribir mejor y evitar "horrores" ortográficos». Y, efectivamente, a continuación da la lista de diez sitios donde aliviar la angustia y saciar la sed de conocimientos despertada por esos «horrores». Algunos son ya bastantes conocidos (o deberían serlo): el Diccionario de la Real Academia Española : http://www.rae.es/rae.html; el famoso DPD: http://buscon.rae.es/dpdI , o el sitio del Manual del Español Urgente: http://www.fundeu.es/eUrgente.aspx?frmOpcion=VADEMECUM, que cuenta con el asesoramiento de la Real Academia Española.

Recomienda también diccionarios de sinónimos y antónimos, diccionarios especializados y glosarios en varios idiomas, un corrector ortográfico en 11 idiomas (http://www.correctorortografico.com). Línea Directa sugiere entrar en el sitio, leer el artículo y seguir después recorriendo, porque se tratan otros temas que, aunque están pensados para periodistas, pueden atraer a todo tipo de lectores.

Como el Principito, siempre somos responsables de algo. El, de su rosa; los hablantes del español, de nuestro idioma. Nadie puede alegar desconocimiento de las numerosas fuentes, en soporte papel o en otros soportes, que ayudan a hablarlo o escribirlo mejor. La esperanza nunca es vana, como escribió Borges en Milonga para Jacinto Chiclana; simplemente, hay que hacer algún que otro esfuerzo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: