Noticias del español

| | |

| Nlo Alberto Schaller
elcomercial.com.ar, Argentina
Viernes, 16 de julio del 2010

¿SE LA PODRÍA UTILIZAR MEJOR?

Se dice y se sostiene —y por otro lado es cierto— que el idioma o los idiomas son dinámicos, o sea que van cambiando y adoptando nuevos términos e, incluso, nuevas formas al paso del tiempo.


Pero sucede que no es menos cierto que, así como se puede cambiar para mejorar, se puede también hacerlo para ir destruyendo progresivamente a nuestro tan rico idioma.

Por moda, o lo que sea, en los últimos tiempos se están usando mal ciertas palabras, y una de ellas es la palabra evento. Podemos observar que se la usa hasta el cansancio para definir cualquier espectáculo, reunión o actividad antes de realizarla o después de haberla realizado.

Se escucha decir por ahí: «Organizamos todo tipo de eventos». «El evento se llevó a cabo el viernes 24 y en él participaron…». «Somos una empresa dedicada a la organización de eventos…». «El evento se realizará el próximo 4 de noviembre en las instalaciones de…». «Los alumnos de la escuela están organizando un evento para el día 4…».

Y por encima de todas estas formas de utilizar la palabra evento, veamos qué nos dice el Diccionario de la Real Academia de nuestro idioma: Evento. (Del latín eventus). Suceso imprevisto o de realización insegura o contingente.

En función de la acepción de la palabra, queda claro que un evento nunca pudo haberse realizado.

Es siempre algo a realizar y que, como es eventual, no tiene aún fecha de realización fijada. Además, no sería correcto decir «realizamos eventos» justamente por el hecho de que los eventos no se sabe si van a verse cristalizados o no… son cosas siempre futuras, sujetas a la eventualidad.

Tampoco surge como correcto decir: «El evento se realizó», porque este siempre es algo a realizar pero de ejecución incierta, por lo menos sin fecha determinada.

Y decirlo así sonaría incorrecto porque ya se trata de un hecho; ha perdido su calidad de eventual. Ya fue un encuentro, un acontecimiento, un suceso ocurrido. Una vez sucedido el hecho no es un evento; tendríamos entonces que darle el nombre de lo que realmente es: reunión, encuentro, festival, cumpleaños, etc.

Pero claro: en esto, como en todas las cosas de este mundo en donde impera la escasa reflexión de cada uno de nosotros, siempre la «moda», lo que está de moda, malo o bueno, tiende a imponerse y entonces los caminos corren siempre el riesgo de torcerse hacia quienes, desde arriba, ejercen dominación sobre los pueblos.

El idioma es el más importante medio de comunicación y evitar su mal uso, su destrucción, es una responsabilidad que —entendemos— deberíamos ejercer todos con celo, aun los que no somos expertos en la materia, pero que intentamos hacer algo para tratar de hablar y escribir mejor nuestro bello idioma.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: