Noticias del español

| | | | | | | | |

| Agencia Efe

SALVADOR GUTIÉRREZ: «SER ACADÉMICO PARA UN LINGÜISTA ES COMO ALCANZAR LA CIMA DE UN 8.000»

El gramático Salvador Gutiérrez se siente muy honrado por haber sido elegido académico de la Lengua, y asegura que, «para un lingüista e investigador como es él, entrar a formar parte de la Real Academia Española es casi como alcanzar la cima de un ocho mil para un montañero».

«Ser miembro de la Academia es una honra grande, porque es una institución histórica con una tradición muy importante en el ámbito de la lengua. No será el Everest, pero por lo menos es un ocho mil», asegura en declaraciones a Efe este catedrático de Lingüística General de la Universidad de León.

Gutiérrez (Taballes de Bimenes, Asturias, 1948) ocupará en la RAE la vacante dejada por el filósofo Julián Marías, fallecido en diciembre del 2005, y eso, además de «un honor», «impone respeto». Siempre sintió gran admiración por él, «tanto por su trayectoria como por su dimensión intelectual».

Julián Marías destacó «no sólo en el ámbito de la filosofía, sino que también tenía profundos conocimientos de literatura, cine e historia, y fue además gran articulista y periodista. Es decir, es una figura que todos hemos admirado, aunque no sé si ha sido totalmente bien reconocida», añadió el nuevo académico.

La investigación y la enseñanza son las dos grandes pasiones de Salvador Gutiérrez, que es experto en Gramática, especialmente en Sintaxis y en la relación de ésta con la Semántica y la Pragmática.

La Pragmática, explica, «es la parte de la lingüística que trata de estudiar cómo descodificamos aquellas comunicaciones que no lo están del todo. Por ejemplo, si decimos ‘hace frío’, lo que está codificado es ‘la temperatura es baja'”, pero esa alusión al mal tiempo le puede servir a una madre de «prohibición implícita» para impedirle a su hijo salir a la calle.

«Es decir, nuestros mensajes parecen icebergs. Tienen una parte visible, codificada, y otra que no lo está. La Pragmática es el arte de llegar a lo implícito», asegura el autor de Introducción a la semántica funcional y Forma y sentido en sintaxis, entre otras obras.

Desde hace ocho años, Gutiérrez colabora con la Real Academia Española. Primero fue en el Diccionario panhispánico de dudas y luego en la nueva Gramática, de la que ha sido consultor externo en todos los capítulos e incluso ha hecho el primer borrador de alguno de ellos, siempre bajo la dirección del ponente Ignacio Bosque.

El texto básico de la Gramática, elaborada en estrecha colaboración con las Academias hispanoamericanas, fue aprobado el pasado mes de marzo en Medellín (Colombia). El libro se publicará en el 2008.

«La Real Academia Española en estos últimos años ha experimentado una renovación enorme. Ha pasado de ser una institución de expertos y sabios a ser casi una empresa», asegura Gutiérrez para subrayar a continuación la enorme importancia que tiene el que las obras de referencia de la RAE se hagan «codo con codo» con las Academias americanas.

Esa política lingüística panhispánica «ha sido el acierto de los últimos directores de la Academia», porque «la lengua no es patrimonio sólo del Estado español; lo es también de los países hispanoamericanos, de Filipinas y de Estados Unidos. No podemos gobernar esa nave solos», afirma.

Lleva toda su vida dedicado a la enseñanza y conoce bien el descenso que ha habido en los últimos años en el conocimiento de la Lengua, en el dominio de la escritura, y quizá también de la lectura.

Por eso opina que la Academia, además de la misión normativa que cumple, debería estar «un poco vigilante» y tendría que «centrarse en promover la enseñanza de la lengua, para que los niveles crezcan».

«El conocimiento de la lengua afecta a todas las dimensiones de la formación. Por eso creo que debe ser una asignatura muy importante», asegura el nuevo académico

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: