Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia Efe

Salvador Gutiérrez defiende la colaboración «codo con codo» entre las Academias de la Lengua

El catedrático de Lingüística de la Universidad de León Salvador Gutiérrez defendió la colaboración «codo con codo» entre la Real Academia Española y las academias iberoamericanas como fundamental porque, aunque España es la cuna del idioma, hay cuatrocientos millones de hispanohablantes.

Así lo aseguró el catedrático, en una entrevista concedida a Efe, con motivo de su reciente nombramiento para ocupar un asiento en la Real Academia Española, donde sustituirá al filósofo Julián Marías, en la letra «S».

Opinó que hubo momentos de desencuentro entre la Real Academia y algunas academias hispanoamericanas, pero el «hecho de que actualmente se haya optado por un camino de unidad supone una gran relevancia de cara al futuro».

Así, se refirió a la Gramática de la Real Academia, en cuya elaboración colabora, un volumen de casi 3.000 páginas, que se está redactando y cuya aprobación se prevé para el 2008 o el 2009.

Esta gramática será «consensuada» con todas las academias de hispanoamérica, algo que se está haciendo por primera vez, afirmó.

«No está habiendo grandes dificultades», explicó, ya que en los últimos diez años hay tradición de colaboración conjunta entre gramáticos españoles e hispanoamericanos.

Estos acercamientos son «hechos imponderables que no se perciben a primera vista, pero que resultan de una importancia trascendental».

Para el lingüista, «no tiene sentido que las decisiones sobre la gramática, o sobre cualquier aspecto de la lengua, la ortografía, las tomemos solo en España», teniendo en cuenta que «somos minoría», en nuestro país hay cuarenta millones de hablantes y en latinoamérica cuatrocientos.

La Real Academia no ha publicado una gramática propia desde 1931, según Gutiérrez, que recordó que hubo intentos en 1973, cuando se efectuó el Esbozo para una nueva gramática y más tarde, cuando se le encargó una a Emilio Alarcos, que se publicó con el auspicio de la Real Academia, pero no fue aprobada por la RAE.

Desde hace ocho años, Gutiérrez colabora con la Academia, primero con el Diccionario General, luego en el Diccionario panhispánico de dudas y, últimamente, con la redacción de esta Gramática, para la que se ha nombrado un redactor, Ignacio Bosque, así como una comisión de cuatro gramáticos españoles, en la que está Gutiérrez y otros expertos iberoamericanos.

Para este catedrático, la función que realiza la RAE «desde hace más de tres siglos es fascinante, ya que por privilegio real de entonces y a lo largo de la historia se le encomendó cuidar lo más hermoso del patrimonio que tiene la cultura hispánica, que es su lengua».

Lamentó el «descenso» que se está produciendo en los últimos años en el conocimiento y dominio de la Lengua y la escritura, motivo por el que consideró que «la Academia debería promover la enseñanza de la lengua, ya que se trata del tesoro más preciado que tenemos».

Se refirió a su nombramiento como académico y se mostró «muy satisfecho», al tiempo que confesó que la «primera vez que me siente en el sillón voy a sentir un profundo recuerdo hacia mis seres más queridos, que me han ayudado y los que no están y, en especial, a Emilio Alarcos, mi gran mentor».

El hecho de ocupar el sillón que anteriormente lo hiciera el filósofo Julián Marías, fallecido en el 2005, supone para Gutiérrez «todo un honor, además de un estímulo y un gran reto».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: