Noticias del español

| | |

| Adriana González Duran
El País Semanal nº 1.602 (España)
Domingo, 10 de junio del 2007

¿QUIÉN HABLA RARO?

En la interesante entrevista hecha a Ignacio Bosque, este maestro de la lengua menciona que hoy día nadie en España haría a un latinoamericano el comentario de «hablas muy bien español, a pesar de ser extranjero».


En relación a esto me gustaría mencionar que este tipo de frases aún se siguen escuchando. Como extranjera me tengo que enfrentar a una serie de comentarios como «hablas muy bien para ser extranjera», «hablas raro», «el castellano de España es el que deben hablar todos», «los latinoamericanos no hablan bien el castellano», «qué palabras tan raras utilizas»…

Al consultar mis supuestas palabras raras en el diccionario electrónico de la Real Academia Española, me doy cuenta de que existen y son usuales en el castellano. Asimismo, al viajar y conocer personas de las diferentes regiones de la Península me doy cuenta de que en algunas comunidades de España utilizan las palabras que en su momento se me dijo que eran raras. Entonces me pregunto: ¿por qué dicen que hablo raro?, ¿hablaré más diferente de lo que pueden hacerlo un andaluz de un canario o un madrileño de un gallego?, ¡por supuesto que no! En este país hay tantos matices y acentos del castellano como los hay entre los latinoamericanos y España.

El 90 % de los hispanohablantes está fuera de la peninsula Ibérica, tanto es así que curiosamente el país con más hispanohablantes no es España, sino México. Gracias a ello, el castellano es la segunda lengua más hablada en el mundo y con una riqueza lingüística enorme.

En muchos de los paises americanos, la única lengua oficial es el castellano; nacemos y crecemos hablando esta lengua. Nos enseñan a defenderla y a estar orgullosos de ella. Los latinoamericanos no hablamos raro ni distorsionamos la lengua más de lo que pueda hacerlo un español común. El vivir en España me ha permitido hacer más rico mi vocabulario; por eso espero que llegue el día en que ya no escuche decir: ¿por qué hablas raro?, y fuera de ello aprovechemos la oportunidad que nos da este roce intercultural para conocer y conservar esta nuestra magnífica lengua castellana.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: