| | | |

Promueven en California el aprendizaje del ladino, el idioma de los sefardíes

Agencia Efe

Miércoles, 15 de febrero del 2012


Estudiantes de idiomas de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) promueven el aprendizaje del ladino, el idioma que en época medieval hablaban los judíos en España y que han mantenido sus descendientes.


Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

SIN VOTACIONES

0 valoraciones | 0,00 sobre 5

«La comunidad sefardí tiene mucho que ver con la historia de España, su cultura y su propia lengua, que es el ladino, es lo que queremos compartir con todo mundo», dijo a Efe Bryan Kirschen, estudiante de idiomas de la UCLA.

Kirschen y otros estudiantes han formado el grupo de trabajo UCLADINO, que el 21 de febrero próximo desarrollará en el campus universitario el primer «Simposio de Ladino, Perspectivas Culturales, Lingüísticas y Literarias» como parte del programa de estudios comparativos de judeo-español.

Otros de los grupos judíos que promueven el aprendizaje de la cultura y lenguaje ladino se reúne en la sinagoga Knesset Israel, en Hollywood, donde el mexicano Yahir Gaitan dijo a Efe que los sefardíes emigraron a varios países desde que en la España de 1492 los Reyes Católicos promulgaron una ley que los obligaba a convertirse al catolicismo o abandonar el país.

«Muchos cambiaron sus nombres y apellidos hebreos por españoles para quedarse a vivir en España, otros emigraron a los países vecinos como Francia, Portugal e Italia, una comunidad grande emigró a Turquía y Grecia y otros emigraron al continente americano», explicó Gaitán.

«En México la comunidad sefardí se asentó en Nuevo León, Guadalajara, Hidalgo y otros estados, en todo el continente muchos se fueron a vivir a Guatemala, El Salvador y Argentina en donde muchos siguieron con las prácticas religiosas judías a escondidas o siguieron honrando los símbolos judaicos como la estrella de David», destacó.

Gaitán aseguró que muchos hispanos desconocen que a través de sus apellidos podrían tener pistas sobre raíces judías.

«Los apellidos que los sefardís se inventaron para quedarse en España o no ser atacados fueron formados con los colores como Rojas, Blanco, Moreno o Prieto; también los apellidos de animales como Cordero, Borrego o Lobo», indicó el mexicano.

«Otros apellidos sefardíes los formaron con nombres de flores como Rosa, Rosas, Rosales; apellidos derivados de los nombres de los padres como los de Gonzalo se llamaron González; nombres de trabajo como Carpintero; lugares de origen como Ávila o Toledo», indicó.

Felipe Rosas, nacido en la ciudad de Monterrey en el estado mexicano de Nuevo León, es otro miembro del templo Knesset Israel quien dijo a Efe que sus abuelos sefardíes emigraron de Salónica (Grecia) a México.

«El ladino o judeo español es una lengua que aún se usa para el canto en sinagogas sefardíes en Estados Unidos y en Israel, yo hablo, leo y escribo la lengua», indicó Rosas, quien agregó que los apellidos Cruz y Santos son judíos y que de esa manera querían decir «soy católico».

«En California como lengua de comunicación diaria el español sefardí ya solamente lo hablan algunos ancianos, pero en este templo en el que nos reunimos sefardíes mexicanos y centroamericanos queremos rescatar la historia, enseñar la lengua para que las nuevas generaciones de latinos se sientan orgullosos de su pasado judío», aseguró.

El próximo 19 de marzo en la sinagoga Knesset Israel se llevará a cabo la conferencia «Sobrevivientes Sefardís del Holocausto» a la que han invitado a ancianos que aún hablan ladino, «lenguaje fácil de entender por hispanos, porque es como el español arcaico que hablan los abuelitos en los pueblos latinoamericanos», explicó Rosas.

Susanna Zaraysky, autora del libro El idioma es música, dijo a Efe que «una lengua ancestral, como el ladino, es un lazo hacia una tierra metafórica que nos ayuda a entender cómo se hablaba y pensaba hace 500 años».

«Al hablar el ladino, uno puede comunicarse con los hispanoparlantes y uno puede leer obras de Miguel de Cervantes y de otros escritores de la época», finalizó. 

Licencia de Creative Commons © MMXIV - Los contenidos elaborados por Fundéu que se publican en esta web lo hacen bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported