Noticias del español

| | | |

| Manuel Trujillo Romero
Correo del Caroní, Ciudad Guayana (Venezuela)
Viernes, 27 de octubre del 2006

¿PROGRAMA DE GOBIERNO IMPRESO O IMPRIMIDO?

Pocas veces los políticos se preocupan por el buen uso de la lengua. Pero en tiempos de campaña electoral todo candidato, como nunca antes, se «preocupa» por el buen uso de la lengua para no dar motivo al adversario a emprender ataques en su contra, más por cómo lo dijo que por la esencia del discurso. A la larga, la mayoría de la gente, que no es experta en lenguas, termina por no dar importancia al uso inadecuado del idioma.


Si los profesores de lenguas nos dedicáramos a hacer estudios relacionados con el uso de la lengua por parte de los políticos, indefectiblemente terminaríamos «raspándolos» a todos, pero sabemos que el uso del español es tan flexible, que la Real Academia Española ha determinado que por ser la lengua un instrumento socializante debe tenerse en cuenta que no debemos «sacrificar un mundo por pulir un verso».

En una oportunidad alguien le preguntó al maestro Andrés Bello: «¿Cuál es la expresión correcta, pedir un vaso de agua o un vaso con agua?» El maestro respondió: «Si te dan el agua y se te quita la sed, cualquiera de las dos expresiones es correcta».

Mucho se ha escrito críticamente desde hace más o menos 15 días respecto a parte del discurso del candidato a la presidencia de la República, Manuel Rosales, cuando declaró a la prensa que su «programa de gobierno todavía no se ha impreso» . Inmediatamente manó un chorro de censuras porque supuestamente la palabra impreso era incorrecta. Observamos que quienes critican ese supuesto error en la medida en que dan argumentos cometen otros errores más graves, como decir que el verbo imprimir es irregular. Este verbo conserva inalterable su lexema, por lo tanto es regular que pertenece a la tercera conjugación. Imprimir es uno de los más de 70 verbos que poseen dos tipos de participios, uno de estos es irregular y el otro regular.

De acuerdo con el Diccionario panhispánico de dudas (2005), de la Real Academia Española de la lengua (RAE) y de la Asociación de Academias de la Lengua Española, el verbo imprimir posee dos participios, el regular impimido y el irregular impreso. En este diccionario, la máxima autoridad lingüística sostiene que «existe hoy una clara tendencia, más acusada en América que en España, a preferir el uso de la forma irregular impreso que imprimido; ambos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica. Como si fuera poco, la Academia de la Lengua cita un ejemplo del Premio Nobel, García Márquez: «Habían impreso en su lugar billetes de a cien».

Por otra parte, uno de los académicos de renombre mundial, el filólogo Santiago Lazzati, sostiene en su Diccionario del verbo castellano que el verbo imprimir tenía en principio un solo participio: impreso. Este autor cita otros verbos que tienen dos participios, uno de los cuales no es muy común, pero no por eso podemos considerarlo un error: Ej. convertir tiene convertido y converso; corregir tiene corregido y correcto; elegir tiene elegido y electo; freír tiene freído y frito. Teñir tiene teñido y tinto. Corromper tiene corrompido y corrupto.

Muchos afirman que nunca han oído que se diga excluso como participio irregular de excluir, que también tiene excluido, así como incluir tiene incluido e incluso. En ocasiones desconocen que, desde la perspectiva sintáctica, el participio puede cumplir la función de adjetivo. Cuando digo: «Conservo en mi mente la imagen impresa de tu silueta» (Ejemplo de quien escribe), le estoy otorgando al participio impresa la función de adjetivo, ya que marca o determina al sustantivo imagen.

Otra cosa es que desde el punto de vista semántico imprimir significa, además de marcar sobre el papel u otro material, otorgar, dar, etc. Así se puede decir: «Rosales ha imprimido mayor contundencia a su propuesta social con la tarjeta Mi Negra», aquí el participio imprimido está correctamente usado.

Finalmente, en materia política lo importante no es ser un experto en lengua, no conozco al primer filólogo que haya ganado la presidencia de la República de su país. Chomsky, por ejemplo es un experto en lingüística, mas no ha sido presidente. Lo que cuenta es que lo que se le ofrezca al pueblo sea factible y se le cumpla. Sería importante que el próximo presidente se preocupara, entre otros temas, por que las nuevas generaciones adquieran el hábito por la lectura y la escritura de nuestra lengua.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: