Noticias del español

| | | |

Presentan 10 recomendaciones para el uso no sexista del lenguaje

Es una de las formas más recurrentes de discriminación contra las mujeres.


«Tenemos muy arraigados, así, yo digo en la epidermis, no sólo en la epidermis, sino en la médula de los huesos, esta cultura sexista. Si nosotros revisamos las películas, las canciones, los refranes al caballo con la rienda a la mujer con la espuela, la mujer como la escopeta cargada y en el rincón», expresó Patricia Espinosa Torres, subsecretaria de Inclusión Laboral de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

Dichos y refranes que demuestran que para denigrar al sexo femenino no son necesarios los insultos.

«El hombre siempre trata de menospreciar a la mujer. Nos hace sentir menos que la otra gente. Creo que es falta de educación y falta de sensibilidad. Además pienso que por la manera en que hemos sido educados, de menospreciar a las mujeres está mal», apuntó Miriam López, madre de familia.

Otra forma recurrente de discriminar es a través del uso sexista del lenguaje, como la utilización de términos masculinos para referirse, a un grupo de personas en las que se encuentran tanto mujeres como hombres.

«En el lenguaje la distinción entre lo femenino y lo masculino no es indicativo de sexismo y discriminación, el lenguaje sexista se produce cuando estas distinciones se tornan jerárquicas y excluyentes», manifestó Patricia Espinosa Torres.

El sexismo también se hace evidente en los significados: aventurera es sinónimo de 'prostituta' mientras que aventurero quiere decir 'valiente'.

Es por ello que el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred), el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) presentaron el texto 10 recomendaciones para el uso no sexista del lenguaje.

«Tenemos que construir códigos de comunicación donde todas las personas nos podemos sentir incluidas, incluidos. El lenguaje al final es la manera en cómo nos relacionamos, es la primera manera en cómo se conforman las relaciones entre las personas. Por eso es tan importante el uso del lenguaje no sexista», destacó Ricardo Bucio Mújica, presidente del Conapred.

Entre las sugerencias está cambiar los términos masculinos que se utilizan como genéricos, por sustantivos colectivos no sexuados, por ejemplo, en lugar de decir el origen del hombre, puede utilizarse el origen de la humanidad. O utilizar artículos para enunciar la diferenciación de género sin repetir el sustantivo como las y los usuarios.

«Creo que es tiempo de tomarle toda la seriedad y todo el peso a que tenemos que hablar de una manera incluyente y dejar a un lado el chascarrillo, las chiquillas y los chiquillos y solamente concretar a que si ponemos las y los estamos siendo influyentes», indicó Claudia Salas Rodríguez, de Institucionalización de Perspectiva de Género, de Inmujeres.

Utilizar el femenino de títulos académicos y ocupaciones, como jueza o médica, también forman parte de estas recomendaciones.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: