Noticias del español

| | | |

| Agencia Efe

Presentado el primer diccionario español-saharaui

El traductor granadino José Aguilera presentó en Málaga (sur de España) el primer diccionario español-árabe hasanía, el dialecto que habla el pueblo saharaui.Palabras como 'hurria' (independencia), 'tam-ma' (perseverancia), 'talab' (reivindicación) o 'helem' (sueño) suenan con fuerza entre las 7.000 entradas que conforman este manual editado por el Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (CEDMA) en colaboración con la Universidad malagueña (UMA).

El profesor de la Escuela de Traductores de la UMA Juan Pablo Arias señaló durante la presentación del diccionario que, «a pesar de su limitada extensión —64 páginas— posee una vital relevancia, pues viene a llenar un vacío en el ámbito académico».

Desde la década de los años ochenta, el arabismo español se ha centrado exclusivamente en el estudio del dialecto árabe-marroquí, por lo que la obra supone, además de un acercamiento material y simbólico al pueblo saharaui, el descubrimiento de «una nueva vía de investigación a partir de la cual se pretende continuar avanzando», dijo Arias.

El hasanía es un dialecto beduino hablado por unos cinco millones de personas que habitan desde el Valle del Draa, sur de Marruecos, hasta Mauritania, en una franja de extensión que es dos veces y media la península ibérica, y cuyas características son distintas a las variedades dialectales de los países fronterizos.

Es su singularidad la que convierte a esta lengua en «seña de identidad de los saharauis y reivindicación de su existencia como pueblo», manifestó el representante del Frente Polisario en Andalucía, Mohamed Salem, quien destacó la «buena acogida» que ha tenido el manual entre la comunidad saharaui.

Aunque Aguilera concluyó el diccionario a principios de los años 70, han sido muchas las dificultades que ha encontrado durante este tiempo para publicarlo «por cuestiones de alta política».

Ahora, a sus ochenta años, el que fuese miembro del Cuerpo de Interpretación de Árabe y Bereber ha visto materializados sus años de trabajo con los refugiados, coincidiendo con el 50 aniversario de la desaparición del Centro de Estudios Marroquíes de Tetuán.

La primera edición del diccionario español-hasanía, que aspira a convertirse en una herramienta básica de comunicación para las familias que acogen en verano a niños saharauis, constará de unos mil ejemplares, si bien no se descartan nuevas reediciones en función de la demanda, y se distribuirán en librerías, en el CEDMA y probablemente también en los campamentos de refugiados.

Por su parte, el presidente de la Federación Andaluza de Amigos del Pueblo Saharaui, Francisco Guerrero, aprovechó para pedir al Instituto Cervantes que instale una sede en el Sahara, «donde unas 200.000 personas hacen uso del español», idioma que es necesario salvaguardar «ante el deseo de Marruecos de imponer el francés en las tierras que ocupa».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: