Noticias del español

| | |

| Agencia EFE

Poéticas lluvias de palabras en el Día E

Las palabras en forma de poéticas lluvias y de juegos fueron las protagonistas del Día del Español celebrado por el Instituto Cervantes en los 73 centros que tiene en 42 países, en los que también hubo espacio para las siempre aclamadas tortillas y paellas.

Un «Día E» que sirvió para recopilar las palabras españolas más atractivas para los hispanohablantes y para los estudiantes que cada año llegan a las salas de los Cervantes con la aspiración de formar parte de una comunidad de más de 450 millones de personas que hablan este idioma.

Una lengua que es la segunda del mundo por número de habitantes nativos, la segunda en términos de comunicación internacional y la tercera más usada en internet, según un informe divulgado por el Instituto Cervantes.

Y un idioma del que los internautas han elegido las palabras que más les gustan, las que mejor les suenan o simplemente las más divertidas.

Cinco millones de entradas de 149 países —especialmente de España, Argentina, Estados Unidos y Brasil—, en las que se han propuesto más de 20.000 palabras.

Arrebañar, cachivache, gamusino, infinito, limón, república, sueño, tiquismiquis, titipuchal y tragaldabas son, en orden alfabético, las diez palabras elegidas por los internautas.

A las que hoy se sumaron algarabía, cariño, albricias y malevo, que decoraban la fachada del Cervantes de Tokio; girasol y margarita, elegidas por los chinos; luna o zascandil, apuntadas desde Bruselas; aguacate y salsa, desde Río de Janeiro; ruidoso y soledad, desde Londres, o murciélago, la elegida por la cantante Eva Amaral desde París.

Y en el apartado de «Ficcionario», de palabras inventadas, las que han registrado más seguidores han sido: cagatrochas, carnácana, chanfle, cocoloco, flaquigordis, majoni, nostrapacus, obesionado, ratógenes y serpienton.

«Palabras cotidianas, queridas por los hablantes, y nuestra manera de inventarlas», señaló la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, que asistió en Madrid a la lluvia de palabras que marcó el inicio de las celebraciones del «Día E» en cada uno de los 73 centros de esta institución.

Unas lluvias de palabras escritas en cintas de papel de colores y lanzadas desde las fachadas de cada Cervantes, donde los actos puramente lingüísticos se unían a los más artísticos, sin olvidar el aspecto culinario, uno de los atractivos más clásicos para aquellos que estudian español.

Concursos de tortillas, paellas gigantes, cursos de tapas, demostración de cómo se corta un jamón o simplemente degustaciones de empanada o vino se repitieron en centros como los de Tokio, Sídney, Roma, Nueva Delhi, Berlín, Fráncfort, Río de Janeiro o Rabat.

Platos que se vaciaban rápidamente fue la tónica dominante en todas partes —incluso codazos para llegar a la paella en Pekín—, con unos participantes que en ocasiones descubrían un nuevo punto de interés del español.

Como Namza, estudiante de tercer año de español en el Cervantes de Rabat, para quien era su primer acercamiento a esta comida, y a través de ella descubrió un nuevo argumento para profundizar en su aprendizaje de la lengua.

Y junto a la gastronomía no podía faltar el flamenco, que fue uno de los protagonistas del «Día E» en centros como el de Marraquech, donde la estrella fue el cantaor Juan Peña El Lebrijano, acompañado de la Orquesta Andalusí, o en los de Roma, Palermo (Italia), Bruselas y Londres.

Aunque también se escucharon ritmos más latinoamericanos: mariachis en Tokio y Roma; música cubana y salsa colombiana en Londres; grupos folclóricos peruanos en los centros de Alemania o salsa y merengue en Nueva Delhi.

Teatro para niños en Nueva York; conciertos en un barco por el Danubio en Budapest; un rally con el español como motivo en Burdeos (Francia); una exposición de carteles de cine mexicano en Damasco o una lectura escenificada de piezas dramáticas contemporáneas de autores españoles en Nueva York fueron otros de los actos destacados de la jornada.

Además de actividades más didácticas, como cursos exprés de español de 15 minutos o la original «cabina del español», un espacio desde donde se efectuaron conexiones por videoconferencia entre Tokio, Pekín, Nueva Delhi o Utrecht (Holanda).

Aunque sin duda una de las celebraciones más original e internacional fue la organizada por el Cervantes en El Cairo, que eligió la explanada ante las pirámides de Guiza para realizar un homenaje al español con la interpretación de Cielito lindo por un grupo mexicano, acompañados de un espectáculo de danza y canto de un conjunto nubio.

Un «Día E» con el que el Instituto Cervantes ha querido demostrar la pujanza de un idioma que en el año 2050 hablarán 550 millones de personas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: