Noticias del español

| | | | | | |

| Luis Carlos Manjares Ariza, economista colombiano.
Tribuna de opinión (Unidad en la Diversidad)

PECHICHE Y PERRENQUE: UN LÉXICO PROVINCIANO PARA EL MUNDO HISPANO

Husmeando en internet, me tropecé en una página de la Real Academia Española con un artículo en el que informaban que Daniel Samper Pizano y Juan Gossaín habían solicitado la inclusión en el Diccionario de la RAE las palabras «PECHICHE y PERRENQUE».


La noticia me produjo mucha satisfacción ya que sería honrar la idiosincrasia y versatilidad «lexicográfica» de toda la gente sencilla y humilde que por siglos ha estado arraigada a ese pedazo de tierra que conocemos como «La Provincia de Padilla». Ni corto ni perezoso, les envié a los representantes del vallenato ante la Real Academia el correo que sigue a continuación y que quiero compartir con ustedes porque sé que les traerá muy buenos recuerdos; no obstante la sarta de sandeces y majaderías que dicho escrito contiene. Ambos tuvieron la gentileza de contestarme agradeciéndome mi locuacidad y particular nostalgia por la Provincia, cosa que me sorprendió; pero al mismo tiempo me satisfizo mucho.

Espero que a ustedes también les guste. Y ahí les va…

PECHICHE & PERRENQUE

Bueno, si van a peliá pa que la RAE acepte este par de hermosísimos vocablos, hagan el mandao completo y pidan que sus inflexiones perrencúo-a (no importa que la q degenere en c) y pechichón-a, también queden incluidas en el Diccionario.

Me han hecho ustedes poner nostálgico con las remembranzas de mis épocas de campesino en unas tierritas que tenía a orillas del río Cesar en su cruce por la baja Guajira. Allí, en una finquita, tenía dos vaquitas de leche que se llamaban la Perrencúa y la Pechichona y les cuento el porqué de sus nombres: la primera, era cipote vaca parda que recién parida y en un sólo ordeñe, a mano y teta limpias, botaba 15 litros de leche. Eso es monumental, bárbaro; y la otra, la Pechi, una novilla también parda pero moruna, porque cuando en el verano les daba el «suplemento» aliminenticio de trupía y algarrobilla, no comía con la Perre, había que darle su ración con la mano y era una satisfacción indescriptible darle en la mano, una a una, las 40 ó 50 vainas que componían su ración. Cuando terminaba, uno tenía que estar con el ojo abierto porque se le iba detrás y le zampaba su frentazo por la espalda en señal de protesta porque quería más.

Para no dejarlos intrigados les cuento sobre el suplemento natural que en el verano utilizábamos para el ganado. La algarrobilla es el fruto de un árbol gigantesco que en otros lares del Cesar, el Magdalena y el Atlántico, llaman campano y que viene a ser el mismo samán llanero en el cual Bolívar amarraba el Palomo. Esta fruta es como una vaina de fríjol gigante, de color marrón, unos diez centímetros de largo y su sabor es extremadamente dulce. Cuando el día anterior se le da a las vacas, al siguiente aumentan considerablemente su producido de leche. Es impresionante el aumento del volumen cuando en el verano se logra suministrar una buena ración de la fruta.

La trupía es el fruto del trupío o trupillo, arbusto que representa, junto con el divi-divi y el cactus, el 99% de la vegetación de las estepas de la alta Guajira. También es una especie de leguminosa, pero más delgada que la algarrobilla, su color amarillo intenso y su sabor es aún más dulce y concentrado que aquélla. Es el alimento fundamental para los burros en el verano. Podríamos decir que sin ella, esta especie se habría extinguido, pues en esa época es prácticamente su único sustento.

Los burros se han visto afectados porque a este fruto se le han endilgado propiedades afrodisiacas y mucha gente lo toma en jugo como un viagra criollo; y de raro no tendría nada. Ustedes bien saben que la medicina natural se basa en la observación y el instinto y si el burro en pleno verano y con solo trupía mantiene la consistencia, rigidez y contundencia de su mondá, por qué nuestro insignificante y avergonzante pipí (frente al burro), no podría responder favorablemente con una buena totumada de jugo de trupía?

Retomando el plano académico, les sugiero solicitar también a la RAE la inclusión de VERRACO – VERRAQUERA; pero con la v de vaca. Daniel se irá por la b de burro porque a los cachacos les suena más con esta letra; pero a los costeños nos parece que debe ser con la otra sin importar que quede como sinónimo del puerco padre; pues en honor a éste es que calificamos a alguien de extraordinario, estoico, fuera de serie, etc. Estoy seguro que Gossaín estará de acuerdo conmigo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: